martes, 12 de julio de 2016

San Juan Gualberto, fundador (12 de julio)



San Juan Gualberto, fundador. 

(† 1073)

El venerable fundador de la orden de Valleumbrosa, san Juan Gualberto, nació en Florencia, y se convirtió de la vanidad del siglo a la perfección evangélica por un caso notable que le sucedió, y fue de esta manera. Tenía Juan un padre que se llamaba como él, Gualberto, y era valiente y bravo soldado, el cual traía enemistad con un hombre que injustamente había muerto a un pariente suyo, y para vengarse, lo pretendía matar: y Juan acudía a la voluntad de su padre y andaba en los mismos pasos y cuidados. Un día, yendo a Florencia él y otro criado bien armados, topó acaso a aquel su enemigo, desarmado, y en un paso tan estrecho que no se podía huir ni escapar. Se turbó aquel pobre hombre, y echándose a los pies de Juan con gran humildad, le pidió por amor de Jesucristo crucificado que lo perdonase y le diese la vida. Fue tanto lo que se enterneció Juan oyendo el nombre de Jesucristo crucificado, que luego levantó del suelo a su enemigo, lo abrazó, lo perdonó y dijo que estuviese seguro. Partió pues aquel pobre hombre consolado, y Juan siguió su camino, y entró en una iglesia, donde poniéndose a hacer oración delante de un crucifijo que allí estaba, vio claramente que el crucifijo le inclinó la cabeza como quien le hacía gracias por su caridad. Quedó Juan confuso por este regalo del Señor, y determinó abrazarse con Cristo crucificado. Para esto pidió al abad de san Miniato de Florencia el hábito de san Benito, y fue tal el ejemplo de santidad que dio a los monjes, que fallecido el abad, todos pusieron los ojos en Juan para hacerle su prelado: mas él no lo consintió por su humildad, y como se alzase con el gobierno un monje que turbaba la paz del monasterio, el santo partió con un compañero para buscar otro lugar donde con más quietud pudiese servir a Dios. Vino pues a un valle que por la espesura de los árboles se llama Valleumbrosa, y está en la provincia de Toscana, y allí por inspiración del Señor hizo su morada, y en aquel sitio se formó un grande y numeroso monasterio, debajo de la regla de san Benito, aunque con algunas constituciones propias y particulares de nuestro santo. Lo favoreció el Señor con su gracia y con dones de milagros y profecías, y después de haber edificado otros monasterios y resucitado en ellos el primitivo espíritu de san Benito, gobernándolos santísimamente por espacio de veintidós años, a los setenta y cuatro de edad, dio su espíritu al Señor. 


Reflexión: 

Después de haber leído la caridad que usó san Gualberto con su enemigo mortal, no quisiera, amado lector, que conservases en tu corazón algún maligno rencor y deseo de venganza. No trates acaso de manchar tus manos con la sangre del que te ofendió y perjudicó, ni aun tal vez de delatarlo a un tribunal en demanda de justicia. Pues ¿qué provecho sacarías de maldecirlo y desearle la muerte o alguna desgracia? ¿Podrías con este odio acarrearle algún grave mal? No: el mal recaería sobre de ti, porque con esos malditos rencores no harías más que llenar tu conciencia de pecados. Sacrifica pues generosamente por amor de Cristo crucificado todos tus odios y resentimientos y dile con todo el corazón (y no solamente con los labios) aquellas palabras del Padre nuestro: Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. 


Oración: 

Te suplicamos, Señor, que nos haga recomendables ante tu divino acatamiento la intercesión del bienaventurado Gualberto, abad, para que consigamos por su protección lo que no podemos alcanzar por nuestros méritos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...