sábado, 2 de julio de 2016

La Visitación de Nuestra Señora (2 de julio)



La Visitación de Nuestra Señora.

La devotísima fiesta de la Visitación de la santísima Virgen instituyó el papa Urbano VI y la publicó el papa Bonifacio IX el año del Señor 1389, tomando por medianera a la Virgen sacratísima para que remediase el cisma peligrosísimo que a la sazón afligía la Iglesia. Y el sagrado evangelista san Lucas refiere aquel paso tan devoto de la vida de nuestra Señora por estas palabras: "En aquellos días partió María y se fue presurosa a la montañas de Judea a una ciudad de la tribu de Judá: y habiendo entrado en la casa de Zacarías, saludó a Elisabeth. Y aconteció que oyendo Elisabeth la salutación de María, la criatura que traía en su seno dio saltos de placer; y su madre Elisabeth se sintió llena del Espíritu Santo; y exclamando en alta voz dijo a María: ¡Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre! Y ¿de dónde a mí tan grande bien, que venga a visitarme la Madre de mi Señor? Pues lo mismo ha sido llegar a mis oídos la voz de tu salutación, que dar saltos de júbilo el infante que tengo en mis entrañas. ¡Bienaventurada tú, que has creído! porque sin falta se cumplirán las cosas que te ha dicho el Señor. Entonces la Virgen llena de un altísimo espíritu de profecía, tornó a Dios estas sus alabanzas y dijo: Engrandece el alma mía al Señor; y mi espíritu está transportado de gozo en Dios, Salvador mío. Porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava; he aquí que desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones. Porque ha hecho en mí cosas grandes Aquel que es todopoderoso, Aquel, cuyo nombre es santo, y cuya misericordia se extiende de generación en generación sobre todos los que le temen: Hizo ostentación del poder de su brazo, desconcertó las tramas de los soberbios y los altivos pensamientos de su corazón, derribó del trono a los poderosos, y encumbró a los humildes; colmó de bienes a los hambrientos, y a los ricos dejó vacíos. Acordándose de su misericordia, recibió debajo de su protección a Israel su siervo, conforme a la promesa que hizo a nuestros padres, a Abraham y a sus descendientes por todos los siglos. Se detuvo la Virgen María en compañía de Elisabeth como unos tres meses; y tornó después a su casa". (Evangelio de san Lucas, I, 39-56). 



Reflexión: 

¡Qué admirable es la visitación de la Virgen a su prima santa Elisabeth! ¡Verdaderamente está toda llena de prodigios! Elisabeth trae en su seno al infante Precursor del Mesías: María tiene en sus purísimas entrañas al Hijo de Dios. Se saludan las dos santas madres, y al instante se reconocen con todos sus dones y excelencias; y la presencia del Verbo eterno encerrado en la Virgen sacratísima como en su precioso relicario santifica al niño Juan en el seno de su madre. Veneremos pues nosotros a ejemplo de santa Elisabeth a tan excelsa Madre y a su divino Hijo Jesús; y rezando cada día el santo Rosario, pronunciemos con singular devoción aquellas palabras del Ave María: Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre. Y siempre que recibamos a su divino Hijo Jesús sacramentado en la sagrada Comunión, exclamemos diciendo: ¿De dónde a mí que mi Dios y mi Señor se haya dignado visitarme? Porque si con esta humildad lo recibimos, supliremos en parte nuestra indignidad, y mereceremos la gracia de aquel Señor que derriba a los poderosos y ensalza a los humildes. 


Oración: 

Te suplicamos, Señor, que concedas a tus siervos el don de tu celeste gracia, para que aquellos, a los cuales fue principio de salud eterna el sacratísimo parto de la bienaventurada Virgen María, reciban en la votiva solemnidad de su Visitación acrecentamiento de paz y espirituales gozos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.



Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...