jueves, 10 de marzo de 2016

Los cuarenta Mártires de Sebaste (10 de marzo)



Los cuarenta Mártires de Sebaste.

(† 320.)



Estando el bárbaro emperador Licinio en Capadocia con un poderoso ejército, hizo publicar un edicto en que se mandaba a todos los cristianos, so pena de la vida, que dejasen la fe de Cristo. Había pues en el ejército un escuadrón de cuarenta soldados valerosos y cristianos, y todos de la misma provincia de Capadocia, que escogieron antes morir por la fe, que sacrificar a los falsos dioses. El cruel prefecto, para quebrantar la constancia de aquellos guerreros de Cristo, los hizo llevar a una laguna de agua muy fría cerca de la ciudad de Sebaste: El tiempo era muy riguroso y de grandes hielos, y el sol ya se ponía y venía la noche áspera y cruda, en que aquella laguna se había de helar. En ella mandó el impío juez que fuesen echados en carnes los cuarenta cristianos, para que transportados sus cuerpos con el frío de la noche y del hielo, desfalleciesen; y juntamente ordenó que allí cerca de la laguna se pusiese un baño de agua caliente, para que si alguno, vencido por la fuerza del frío, quisiese negar a Cristo, tuviese a la mano el refrigerio; que fue una terrible tentación para los santos, por tener a la vista el remedio de aquel tan crudo tormento. Armados, pues, aquellos mártires, del espíritu de Dios, ellos mismos se desnudaron sus vestidos; y con gran esfuerzo y alegría se arrojaron en la laguna, no cesando de rogar al Señor que les diese perseverancia hasta el fin. Mas, como el frío fuese rigurosísimo, uno de ellos, llamado el guarda, salió de la laguna, y entró en el baño, y poco después espiró. A media noche apareció sobre los mártires una claridad inmensa, y bajaron ángeles con treinta y nueve coronas, y las pusieron sobre los treinta y nueve caballeros de Cristo, lo cual, viendo uno de los guardas, se despojó de su ropa y se arrojó denodadamente en la laguna clamando a grandes voces que quería ser y morir cristiano: por lo cual, embravecido el juez, los mandó sacar del agua y quebrarles a palos las piernas para que acabasen de espirar. Tomando después los cuerpos para quemarlos, vieron que uno de los mártires llamado Melitón, que era más mozo y robusto, estaba aún vivo: Y como entre otros muchos testigos se hallase presente en aquel espectáculo su misma madre, tomó ella a cuestas al hijo mártir y lo exhortó a morir en las llamas si fuese menester, y viéndole espirar en sus brazos, le puso en el carro donde llevaban los cuerpos de los otros santos, como a compañero de su misma gloria. Fueron echados los santos mártires en una gran hoguera, y aunque el gobernador dio orden para que sus cenizas fuesen arrojadas en el río, los cristianos, ya a fuerza de dinero, ya con otros arbitrios, tuvieron modo para recogerlas, extendiéndose tanto estas preciosas reliquias, dice San Gregorio Niseno, que apenas hay país en la cristiandad que no esté enriquecido con este tesoro.


Reflexión:

El gran Basilio exclama en alabanza de estos santos mártires: "¡Oh santo coro! ¡Oh orden sagrada! ¡Oh escuadra invencible! ¡Oh conservadores del linaje humano, estrellas del mundo y flores de la Iglesia! ¡En la flor de vuestra edad glorificasteis al Señor en vuestros miembros, y fuisteis un maravilloso espectáculo para los ángeles, para los patriarcas, profetas y todos los justos! Con vuestro ejemplo esforzasteis a los flacos, y abristeis el camino a los fuertes, dejando acá en la tierra todos juntos un mismo trofeo de vuestra victoria, para ser coronados con una misma corona de gloria en el cielo.


Oración:

Te rogamos, Señor Dios omnipotente, que los que honramos a los bienaventurados mártires, que perseveraron tan firmes en la confesión de la fe, experimentemos su piadosa intercesión en el acatamiento de tu soberana Majestad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. 



Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...