martes, 8 de marzo de 2016

San Juan de Dios, fundador (8 de marzo)



San Juan de Dios, fundador.

(† 1550.)



Nació el admirable san Juan de Dios en la villa de Monte-mayor en el reino de Portugal de padres virtuosos y pobres. En su mocedad andaba mudándose de pastor a soldado, y de soldado a pastor, sin hallar reposo en ningún ejercicio. Se puso después a vender libros y estampas; y en traje de mercader se hizo predicador apostólico, porque repartiendo estampas a los niños, les enseñaba la doctrina, y a los mayores exhortaba a huir de las culpas, reduciendo muchos pecadores a penitencia. Así pasó alguno años, y andando un día su camino, encontró un niño muy hermoso, con vestido pobre y roto y los pies descalzos. Lo tomó, pues, en hombros; y era al principio la carga liviana, pero luego se hizo tan pesada que sudaba el santo, y se fatigaba en gran manera; por lo cual, hallando una fuente, lo dejó para beber y reposar. Pocos pasos había dado hacia la fuente cuando oyó a su espalda una voz del niño que le decía: Juan, Granada será tu cruz; y volviendo el rostro, vio que el niño celestial le mostraba una granada abierta que tenía en la mano, y en medio una cruz, y luego desapareció. Se encaminó el santo a Granada; y en una mala casilla puso su pequeña librería, más ansioso de ganar almas que dineros. Predicaba a la sazón en Granada el beato Padre maestro Ávila, y oyendo sus sermones el santo, quedó tan encendido en un divino fervor, que empezó a servir a Dios con una muestra de altísima y perfectísima santidad. Porque repartió todo lo que tenía a los pobres y encarcelados, y se dio a tan maravillosos extremos de penitencia y humildad, que se hizo espectáculo del pueblo, hasta el punto de tenerle muchos por loco y afligirle como tal en las calles y en el hospital de los locos. Fue allí a verle el maestro Ávila, que dirigía su conciencia, y le dijo que ya era tiempo de quitarse aquella máscara de fingida locura, para atender a otras obras de servicio divino. Entendiendo, pues, que el Señor lo llamaba a los oficios de misericordia con los pobres enfermos, echó los cimientos de la Orden de los Hermanos Hospitalarios, y alcanzó al poco tiempo médicos, cirujanos, boticarios, regalos y medicinas, e hizo entre sus amados enfermos indecibles proezas de caridad. Se encendió fuego en el hospital real de Granada: Nadie se atrevía a entrar dentro por estar la puerta ocupada de humo y de fuego. Vino corriendo san Juan de Dios, y fue sacando cuantos pobres había en la sala que ardía, trayéndolos a cuestas, y saliendo ileso al cabo de media hora de entre las llamas. Finalmente, después de una vida llena de prodigios, méritos y virtudes, a la edad de cincuenta y cinco años, descansó en la paz del Señor, quedando su cuerpo hermosísimo y arrodillado como cuando oraba.



Reflexión:

Presenten a la admiración del mundo los modernos filántropos un solo ejemplo de caridad como san Juan de Dios, y así podrán blasonar de amor al prójimo: Pero mientras se vean tan lejos de los hospitales, de las cárceles y de las moradas de los pobres, sin enjugar jamás una lágrima, ni oír un suspiro, ni presenciar un espectáculo de dolor y de miseria, bien podemos decir que la única verdadera caridad es la que nos enseña el santo Evangelio y que fuera de ella no hay más que hipocresía y detestable egoísmo. Nunca han producido otra cosa la falta de religión y la impiedad.



Oración:

Señor Dios nuestro, que concediste al bienaventurado Juan la virtud de andar sin lesión en medio de las llamas, e ilustraste tu Iglesia con su nueva Religión, concédenos por sus méritos el fuego de la caridad para enmendar nuestros vicios, y alcanzar los eternos remedios. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.



Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...