domingo, 20 de marzo de 2016

San Joaquín, Padre de la Madre de Dios (20 de marzo)



San Joaquín, Padre de la Madre de Dios

Fue el gloriosísimo padre de la Santísima Virgen san Joaquín, galileo de nación, de la ciudad de Nazareth, y de linaje real y el más ilustre de toda Judea, porque era de la tribu de Judá, y descendía por línea recta del rey David. Se llamó Joaquín, que quiere decir Preparación del Señor, porque, como dice san Epifanio, por él se preparó el templo vivo del Señor del mundo, que fue la Virgen María, su hija. Era hombre justo que trataba en rebaños y lanas, y se casó con una virtuosísima doncella de Belén, llamada Ana. Vivían los dos santos esposos como dos ángeles, pero sin tener hijos, lo cual les era causa de gran humillación, pues entre los judíos se tenía como cosa afrentosa ser estériles, y por maldito quien no dejaba descendencia de sí, porque perdía para siempre la esperanza de emparentar con el Mesías. Mas el Señor los consoló con enviar a san Joaquín un ángel que les dijese que Ana su mujer había de concebir una doncella santísima escogida de Dios para madre suya, la cual había de parir al Mesías tan deseado; y cumpliéndose el plazo señalado por el ángel, les nació en Nazareth aquella benditísima niña, sobre la cual echó Dios todas sus bendiciones. ¿Quién podrá declarar la alegría de san Joaquín, cuando vio en sus brazos aquella hija tan deseada, no sólo de los hombres, sino de los mismos ángeles? ¡Con qué reverencia la miraría, viendo la hermosura de la niña que admiraba cielo y tierra! Le puso por nombre María, que significa excelsa, porque había de ser la más alta y excelsa de todas las puras criaturas; y al cabo de ochenta días fueron Joaquín y Ana a Jerusalén a cumplir la ley de la purificación para ofrecerla en el templo, y cuando la santísima Niña llegó a la edad de tres años, en la festividad de las Encenias, que era por el mes de noviembre, la presentaron a los sacerdotes, para que se criara entre las otras vírgenes consagradas a Dios, en una parte del templo que estaba diputada para crianza y habitación de ellas. Vivieron en Jerusalén Joaquín y Ana, porque el amor que tenían a su hija no les permitía ausentarse de aquel tesoro divino; y así los año que le quedaron de vida, que fueron pocos, frecuentaba lo más que podía san Joaquín aquel templo vivo de Dios, su santísima hija, más preciosa que el templo de Jerusalén y que el cielo empíreo, hasta que siendo ya de unos ochenta años y la Virgen de once, la dejó por heredera de sus bienes y entregó su espíritu al Señor que le había criado y honrado con la dignidad de Madre de Dios y Reina de los cielos.



Reflexión:

Exclama lleno de admiración san Juan Damasceno: "¡Oh bienaventurado par, Joaquín y Ana, a los cuales está obligada toda criatura! porque por vosotros ofreció el Creador aquel don que se aventaja a todos los dones del mundo, esto es, a su castísima Madre , la cual sola fue digna de su Creador! Bien os dais a conoser que sois inmaculados por el fruto purísimo de vuestro vientre. Cumplisteis casta y santamente vuestro oficio, y produjisteis el tesoro de la virginidad". Seamos, pues, devotos de estos gloriosos padres de la Madre de Dios, pues son tan grandes sus méritos y eficaces sus oraciones, porque así como la Virgen puede mucho con Dios, por ser hija suya, la cual se huelga que honremos a sus santísimos padres, y como buena hija toma por hechos a sí los obsequios que les hacemos.


Oración:

Oh Dios, que entre todos los santos escogiste al bienaventurado san Joaquín para que fuese padre de la Madre de tu Hijo; te suplicamos nos concedas que experimentemos perpetuamente la poderosa protección de aquel, cuya fiesta hoy solemnizamos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...