lunes, 18 de junio de 2012

El Martirio del Evangelista San Marcos

San Marcos (Lorenzo di Bicci)

El Martirio del Evangelista San Marcos

Hallando, los gentiles, a San Marcos Evangelista diciendo Misa, le prendieron y echándole una soga a la garganta con extraña violencia y furor, lo arrastraron por las calles, despedazando sus carnes por los golpes que daba en las piedras y vertiendo la sangre que salía, por las muchas heridas de su santo cuerpo. Pero el bienaventurado san Marcos daba gracias al Señor por la merced que le hacía en padecer por Él.

Echáronle en la cárcel aquella noche, para tomar consejo sobre la muerte que le habrían de dar, y a media noche, estando las puertas de la cárcel cerradas y las guardas en centinela, comenzó de repente a temblar la tierra, y bajó un ángel del cielo, y tocando a san Marcos, le dijo: 

"Marcos, siervo de Dios, tu nombre está escrito en el Libro de la Vida, y tú eres contado entre el número de los apóstoles; y tu memoria vivirá para siempre. Los ángeles recibirán tu espiritu en el cielo, y las reliquias de tu cuerpo, serán honradas en la tierra". 

Entonces, el santo alzó las manos al cielo, e hizo gracias al Señor por aquel favor, suplicándole humildemente que recibiese su alma en paz. Y para mostrar que oía su oración, vino a él Jesucristo, nuestro Redentor, en la misma figura en que vivió en el mundo; y saludándole blandamente, le dijo: 

"Marcos, mi Evangelista, la paz sea contigo".

Y él respondió:

"La paz sea con Vos, mi Señor Jesucristo". 

Venida la mañana, lo sacaron de la cárcel, y con la misma fiereza y bárbara crueldad que lo habian hecho el día antes, le arrastraron de nuevo por lugares ásperos y fragosos, hasta que dio su espíritu al Señor.


Fuente: "Vida de Todos los Santos"

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...