miércoles, 25 de mayo de 2016

San Gregorio VII, papa (25 de mayo)



San Gregorio VII, papa.  

(† 1085.)

Gregorio, séptimo de este nombre, llamado antes Hildebrando, fue uno de los más grandes pontífices que han ocupado la silla de san Pedro, y uno de los hombres más eminentes que han florecido en los siglos del mundo. Su mira principal había sido hacer de todas las naciones una sola familia unida por los vínculos de la caridad y de la ley de Jesucristo. Nació este incomparable y santísimo va-rón, en Soano de Toseana, y era hijo de un carpintero. Se díce de él, que siendo niño y jugando con los fragmentos de la madera, formó, dirigido por la mano de Dios, aquellas palabras de David: "Dominabitur a mari usque ad mare: dominará de un extremo a otro del mar": lo cual era indicio del poder que este niño había de ejercer en el mundo. Hizo sus estudios en Roma, donde mostró su vastísimo ingenio, y mereció el singular aprecio de los pontífices Benedicto IX y Gregorio VI. Acompañó a éste en su destierro a Alemania y se retiró después a la abadía de Cluni, donde fue abad y ejemplar de gran virtud para aquellos religiosos. Lo nombraron después cardenal de la santa Iglesia romana, y desempeñó con tal acierto cargos importantísimos durante los reinados de cinco papas, que después de la muerte de Alejandro II, fue elegido sumo pontífice por unánime consentimiento, brillando como sol en la casa del Señor. Lo vieron en cierto día que celebraba la misa solemne, cobijado por una blanca paloma que tenía las alas extendidas sobre su sagrada cabeza, como dando a entender que no eran las razones de la prudencia humana sino la asistencia del Espíritu Santo la que lo dirigía en el gobierno de la Iglesia. Dio eficaces decretos contra la simonía, apoyada por la misma autoridad real, fulminó anatemas hasta contra el emperador Enrique IV, que le declaró la guerra, y mientras estaba sitiado dentro de Roma celebró un sínodo en que lo excomulgó, retirándose luego al castillo de San Angelo, y libertándose por el socorro que recibió de Roberto Guiscardo, príncipe de la Pulla. Conjuró después el cisma nacido de la elección de un antipapa hecho por el emperador; y con sapientísimas instrucciones que daba a los fieles y a los príncipes cristianos, trabajó infatigablemente por la restauración y felicidad de los pueblos cristianos; y después de doce años de un glorioso pontificado, pasó a recibir la eterna recompensa de sus heroicas virtudes en la gloria de los cielos. Las obras que escribió constan de diez libros de epístolas, y con sobrada razón dice DuPin, el contrario más parcial de san Gregorio, que las calumnias acumuladas por los adversarios de la Iglesia contra este santo pontífice están refutadas por aquellas mismas cartas, llenas del espíritu de Dios y de celo apostólico. 

Reflexión: 

Las últimas palabras que pronunció san Gregorio VII, momentos antes de morir, fueron estas:, "He amado la justicia y aborrecido la iniquidad". Roguemos al Señor que envíe a su Iglesia pontífices y prelados como este santo que defiendan la Iglesia, que la ilustren con sus heroicas virtudes y preparen todas las naciones al reinado social de nuestro Señor Jesucristo, el cual convirtiría la tierra en un cielo de paz, de amor y de tanta felicidad como es posible en este mundo; porque no hay duda que gran parte del malestar social proviene de no estar unidos todos los hombres con el vínculo de una religión divina. 

Oración: 

Oh Dios, fortaleza de los que esperan en ti, que esforzaste con la virtud de la constancia al bienaventurado Gregorio, tu confesor y pontífice, para que defendiese la libertad de la Iglesia, concédenos por su intercesión y ejemplo la gracia de vencer todas las dificultades que se oponen a tu divino servicio. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.



Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...