sábado, 28 de mayo de 2016

San Germán, obispo de París, confesor (28 de mayo)



San Germán, obispo de París, confesor.

(† 576.)

San Germán, obispo de París, varón por su excelencia, santidad y grandes prodigios admirado, fue hijo de padres pobres y nació en Borgoña en territorio de Autún. Aborrecida su madre por haberlo concebido en breve tiempo después de otro hijo, tomó medios para matarlo antes de que naciese, y no pudo porque Dios guardaba aquel niño y lo había escogido para gran ministro de su gloria. Habiendo, pues, pasado los años de la primera edad en estudios de letras, se ordenó de diácono y de presbítero, y fue elegido por abad del monasterio de san Sinforiano. Florecía allí con rara virtud, cuando por voluntad del rey Childetaerto fue consagrado obispo de París. Era muy largo en las limosnas que hacía, y con frecuencia comía con los pobres. Dios lo ayudaba por mano del mismo rey, el cual le daba hasta sus vasos de oro y plata, rogándole que lo diese todo porque no le faltaría qué dar. No fue tan favorecido del rey Clotario su hermano, a quien Dios castigó con una enfermedad de la cual el mismo santo lo sanó. Después, habiendo venido la corona de Francia al rey Cariberto, que estaba amancebado con la hermana de su mujer, san Germán, lo excomulgó a él y a la amiga, y como aun todo esto no bastase, tomó Dios la mano quitando la vida primero a la amiga del rey y después al mismo rey. Celebró también san Germán un concilio en París, en el cual reprimió la codicia de los grandes que usurpaban los bienes de la Iglesia, y las limosnas de los fieles. Haciendo el santo una peregrinación a Jerusalén, el emperador Justiniano le ofreció grandes dones de oro y plata; mas el santo varón no quiso aceptarlos, antes le suplicó que le diese algunas reliquias, y el emperador le dio entre otras la corona de espina de nuestro Señor Jesucristo. Los milagros que hizo fueron innumerables, y no parecía sino que el Señor le había dado señorío e imperio sobre las criaturas. Finalmente a los ochenta años de edad llamó a un notario suyo y le mandó que escribiese sobre su cama "A los 28 de mayo". Y aunque entonces no se entendió lo que quería decir, se adivinó después cuando en este día entregó su preciosa alma al Señor. Fue sepultado con gran llanto y solemnidad de toda la ciudad de París, en la capilla de san Sinforiano que él mismo había mandado fabricar, y luego confirmó el Señor con nuevos milagros la santidad de su siervo: y más tarde Lanfrido abad trasladó el sagrado cuerpo a la iglesia de san Vicente, con asistencia del rey Pipino y de Carlos su hijo, que fueron, testigos de muchas maravillas. 


Reflexión: 

Dice el rey Childeberto en unas letras patentes: "Nuestro padre y señor Germán, obispo de París y hombre apostólico, nos ha enseñado en sus sermones que mientras estemos en esta vida hemos de pensar mucho en la otra y hacer muchas limosnas. Habiendo sabido que estábamos enfermos en el Castillo de Celles, y que no nos habían aprovechado todos los medios humanos, vino a visitarnos y pasó toda la noche en oración. Por la mañana puso sobre nosotros sus santas manos y apenas nos tocó cuando nos hallamos con plena salud. Por lo cual donamos a la iglesia de París y al obispo Germán la tierra de Celles donde recibimos esta misericordia de Dios". Mira tú cuán poderosos son los santos, y cuán provechosos a los reyes y a los reinos y a todos sus devotos.


Oración: 

Te rogamos, Señor, que oigas benignamente las súplicas que te hacemos en la solemne fiesta de tu bienaventurado confesor y pontífice Germán, y que por sus méritos nos libres de todos nuestros pecados. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...