miércoles, 18 de mayo de 2016

San Venancio, mártir (18 de mayo)



San Venancio, mártir.

(Siglo III)

Siendo Decio emperador y Antíoco presidente de la ciudad de Camerino en el ducado de Espoleto, fue acusado porque era cristiano, Venancio, mancebo de quince años y natural de la misma ciudad. Sabiéndolo el santo joven, se presentó al presidente en la puerta de la ciudad confesando que adoraba a Jesucristo verdadero Dios y hombre, y no a los dioses falsos de los gentiles, que ni ven, ni oyen, ni pueden ayudar a los que les adoran y sirven. Lo Mandó prender el presidente, y habiéndole como padre, aconsejado que mirase por sí; mas como nada bastase para rendirlo, lo mandó azotar cruelmente y después cargarlo de cadenas. Pero envió Dios un ángel que lo desatase de ellas, y el impío juez embravecido, ordenó que le abrasasen con lámparas encendidas, y que colgándole cabeza abajo, pusiesen debajo mucho humo. Segunda vez salió ileso del suplicio y fue visto andar entre el humo con una vestidura blanca. Encerrado de nuevo en la cárcel, le envió el juez un hombre engañoso y astuto llamado Atalo, el cual le dijo que él también había sido primero cristiano, y después había abandonado la fe por entender que era locura. Conoció el santo los embustes de este ministro de Satanás, y le respondió como sus razones merecían; por lo cual mandó Antíoco quebrarle los dientes y quijadas y arrojarlo a un muladar. Lo sacó de allí el ángel y fue presentado a un juez de la ciudad, el cual cayó repentinamente muerto, diciendo: "verdadero es el Dios de Venancio que destruye nuestros dioses". Entonces el prefecto condenó a Venancio a los leones hambrientos, y éstos se echaron a los pies del mártir y se los lamían; arrastraron después al santo mancebo por lugares llenos de cardos y espinas y lo despeñaron de una roca; y viendo que de todos los suplicios salía victorioso, y que con sus milagros muchos gentiles se convertían, mandó el tirano que le cortasen la cabeza. Luego que se ejecutó la sentencia, se levantó tan gran tempestad de truenos y rayos, que el prefecto huyó temeroso del castigo; mas pocos días después murió infelicísimamente. Los cristianos recogieron el venerable cadáver de san Venancio y lo sepultaron en un lugar decente, con los sagrados cuerpos de otros mártires, y hoy se guardan con gran veneración en una iglesia dedicada a san Venancio en Camerino, de donde el santo es ciudadano y patrón. No debe confundirse este santo con otro del mismo nombre, obispo y mártir, del que habla el Martirologio el día primero de abril. 


Reflexión: 

A los muchos portentos de soberana fortaleza que resplandecen en el martirio de san Venancio, se ha de añadir uno de inestimable caridad; porque viendo el santo , que sus verdugos padecían mucha sed y que no había cerca agua, hizo la señal de la cruz en una piedra y de ella manó una fuente de agua dulce y clara, por cuyo milagro se convirtieron muchos a la fe. Y aquí verás de nuevo los cimientos sobre los cuales se estableció nuestra divina religión, que fueron sangre de mártires y prodigios: los prodigios para atestiguar que era de Dios, la sangre para que nadie sospechase que los testigos engañaban. Y son tantos y tan esclarecidos estos argumentos de nuestra santísima fe, que nos vemos forzados a exclamar con Hugo de san Víctor, el cual decía a Dios: "Señor, si somos engañados, vos nos engañasteis; porque habéis dado tantas pruebas de esta verdad, que no pudimos dejar de creer que Vos erais el autor y maestro de ella". 


Oración: 

Oh Dios, que consagraste este día con el triunfo de tu bienaventurado mártir san Venancio, oye las preces de tu pueblo y concédenos gracia para imitar su constancia los que veneramos sus merecimientos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...