viernes, 7 de agosto de 2009

¿Arde el Genio de Salzburgo en el Infierno?


Wolfgang Amadeus Mozart, bautizado católico en un país católico, nació el 27 de enero de 1756. A los cuatro años realizaba su primera composición, a los 7 una sinfonía, a los 8 un concierto, a los 12 una ópera y una fama creciente por toda Europa. El niño prodigio fue educado en la Fe Católica, y muchas fueron las obras que regaló a la Iglesia (siempre vigente según San Pío X): Misas, Oratorios, Cantatas religiosas, etc. Pero también compuso cantatas masónicas, compuso muchas obras a partir de 1784 en clave francmasónica; ciertamente por cuestiones culturales y aún económicas. Aunque más allá del sentido religioso de su ser masónico y de su ignorancia vencible o no... La siguiente bula que condena a los masones, no nos dejan mucho lugar para pensar, si no que Mozart arde en el infierno, sí que mucho, los que tanto lo amamos, y muchísimo debemos rezar por su alma...




Bula In Eminenti de Clemente XII, la primera condena de la Iglesia católica contra los masones (1738)

Clemente, siervo de los siervos de Dios, a todos los fieles de Jesucristo, salud y bendición apostólica.
Elevado por la providencia Divina al grado más superior del Apostolado, aunque muy indigno de él, según el deber de la vigilancia pastoral que se nos ha confiado, hemos constantemente secundado por la gracia divina, llevado nuestra atención con todo el celo de nuestra solicitud, sobre lo que se puede, cerrando la entrada a los errores y a los vicios, servir a conservar, sobre todo, la integridad de la religión ortodoxa, y a desterrar del mundo católico, en estos tiempos tan difíciles, los peligros de las perturbaciones.

También hemos llegado a saber aun por la fama pública que se esparcen a lo lejos, haciendo nuevos progresos cada día, ciertas sociedades, asambleas, reuniones, agregaciones o conventículos, llamados vulgarmente de francmasones o bajo otra denominación, según la variedad de las lenguas, en las que hombres de toda religión y secta, afectando una apariencia de honradez natural, se ligan el uno con el otro con un pacto tan estrecho como impenetrable según las leyes y los estatutos que ellos mismos han formado y se obligan, por medio de juramento prestado sobre la Biblia y bajo graves penas, a ocultar con un silencio inviolable todo lo que hacen en la oscuridad del secreto.

Pero como tal es la naturaleza del crimen, que se descubre a sí mismo, da gritos que lo manifiestan y lo denuncian; de ahí, las sociedades o conventículos susodichos han dado origen a tan fundadas sospechas en el espíritu de los fieles que el alistarse en estas sociedades es para las personas honradas y prudentes contaminarse con el sello de la perversión y de la maldad; y esta sospecha ha tomado tanto cuerpo que en muchos Estados estas mencionadas sociedades han sido ya hace mucho tiempo proscritas y desterradas como contrarias a la seguridad de los reinos.

Por esto, reflexionando nosotros sobre los grandes males que ordinariamente resultan de esta clase de asociaciones o conventículos, no solamente para la tranquilidad de los Estados temporales, sino también para la salud de las almas, y que por este motivo de ningún modo pueden estar en armonía con las leyes civiles y canónicas; y como los oráculos divinos nos imponen el deber de velar cuidadosamente día y noche como fiel y prudente servidor de la familia del Señor, para que esta clase de hombres, lo mismo que los ladrones, no asalten la casa y como los zorros no trabajen en demoler la viña, no perviertan el corazón de los sencillos, y no los traspasen en el secreto de sus dardos envenenados; para cerrar el camino muy ancho que de ahí podría abrirse a las iniquidades, y que se cometerían impunemente, y por otras causas justas y razonables conocidas de Nos, siguiendo el parecer de muchos de nuestros venerables hermanos cardenales de la Santa Iglesia romana y de nuestro propio movimiento de ciencia cierta, después de madura deliberación, y de nuestro pleno poder apostólico, hemos concluido y decretado condenar y prohibir estas dichas sociedades, asambleas, reuniones, agregaciones o conventículos llamados de francmasones, o conocidos bajo cualquiera otra denominación, como Nos los condenamos, los prohibimos por Nuestra presente Constitución valedera para siempre.

Por eso prohibimos seriamente, y en virtud de la santa obediencia, a todos y a cada uno de los fieles de Jesucristo de cualquier estado, gracia, condición, rango, dignidad y preeminencia que sean, laicos o clérigos, seculares o regulares, aun los que merezcan una mención particular, osar o presumir bajo cualquier pretexto, bajo cualesquiera color que éste sea, entrar en las dichas sociedades de francmasones, o llamadas de otra manera, o propagarlas, sostenerlas o recibirlas en su casa o darles asilo en otra parte, y ocultarlas, inscribirse, agregarse y asistir o darles el poder o los medios de reunirse, suministrarles cualesquiera cosa, darles consejo, socorro o favor abierta o secretamente, directa o indirectamente por sí o por medio de otros de cualquiera manera que esto sea, como también exhortar a los demás, provocarlos, obligarlos o hacerse inscribir en esta clase de sociedades, a hacerse miembros y asistir a ellas, ayudarlos y mantenerlos de cualquiera manera que esto sea o aconsejárselas, pero nosotros les ordenamos en absoluto que se abstengan enteramente de estas clases de sociedades, asambleas, reuniones, agregaciones o conventículos, esto bajo pena de excomunión en que incurren todos contraviniendo como arriba queda dicho, por el hecho y sin otra declaración de la que nadie puede recibir el beneficio de la absolución por otro sino por Nos o por el Pontífice romano que entonces exista, a no ser en el artículo de la muerte.

Queremos además y mandamos que tanto los Obispos y prelados superiores y otros ordinarios de los lugares, que todos los inquisidores de la herejía se informen y procedan contra los transgresores de cualquiera estado, grado, condición, rango, dignidad o preeminencia que sean, los repriman y los castiguen con las penas merecidas como fuertemente sospechosos de herejía; porque nosotros les damos, y a cada uno de ellos, la libre facultad de informar y de proceder contra los dichos transgresores, de reprimirlos y castigarlos con las penas merecidas, aun invocando para este efecto, si necesario fuere, el auxilio del brazo secular. Asimismo la mano de un Notario público y selladas con el sello de una persona constituida en dignidad eclesiástica, se dé el mismo crédito que se daría a las presentes, si fuesen representadas en el original.

Que no sea permitido a hombre alguno infringir o contrariar por una empresa temeraria esta Bula de nuestra declaración, condenación, mandamiento, prohibición e interdicción, si alguno presume atentar contra ella sepa que incurrirá en la indignación de dios Todopoderoso y de los Bienaventurados Apóstoles San Pedro y San Pablo.

Dado en Roma, en Santa María la Mayor, el año de la Encarnación de N. S. MDCCXXXVIII, el IV de las Calendas de mayo, VIII año de Nuestro Pontificado.


----------------------
El 14 de diciembre de 1784, Mozart se convirtió en francmasón y fue admitido por la logia Zur Wohltätigkeit (Salomón). La francmasonería jugó un papel importante en el resto de la vida del compositor, ya que acudió a muchas reuniones, muchos de sus amigos eran masones y en varias ocasiones compuso música masónica.


Mozart, además de padecer la Masonería, padeció también la coprografía. Objeciones serias hay de que la coprolalia fuese una verdadera enfermedad psíquica; pero es cierto que Mozart, tanto en cartas privadas como en algunos cánones (de bellísima armonía) demostró poseerla. De las 371 cartas suyas que se conservan, en 39 de ellas se han encontrado términos malsonantes y esCatológicos.




Hasta el día de la fecha, tantas millones de misas por su alma se han rezado (aún con la música de su propia autoría) que sólo conoce la Misericordia Divina cómo ha obrado en sus últimos minutos de vida, lúcidos y sufrientes, meditando en el Infierno de su Requiem.

5 comentarios:

Magdalia dijo...

Ave María Purísima!
Sí, es verdad. Recien, he publicado un video de Mozart en mi blog y mis amigos y lectores me alertaron de que posiblemente era mazón. No lo sabia...

Muchísimas gracias por su trabajo sobre las herejias de Maria Valtorta. Algunas personas me han preguntado que pensar de ella y, apesar que nunca me han gustado sus escritos, no tenia opinión formada.

Lo felicito por su excelente blog y le saludo en Cristo y su Madre Santísima,
Teresita
PD: perdón por los errores ortograficos, soy portuguesa.

Un saludo desde Portugal!

Mercurio-Plomo/Luna-Sol dijo...

A Mozart no lo mató Salieri. A Mozart lo mató el Mercurio. Mercurio que "secretamente" le proporcionara la Masonería; Secta Asesina y Enemiga de todo lo católico.

Anónimo dijo...

Tengo el secreto presentimiento que el Señor ha perdonado los pecados de este gran artista, pero siempre niño y que lo ha llevado a su Reino, donde junto con muchos mas, crea belleza en alabanza eterna a Su Persona y a la de Su Santisima Madre.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por su blog. Murió mi madre hace unos pocos días y no pude estar con ella en aquel trance. Providencialmente, vi en aquel día la página dedicada a Mozart con el Ave Verum Corpus y la traducción. Rezamos con la música y el texto que ustedes habían puesto, en el preciso instante del deceso de mi madre. Hoy veo que ya no está ni el video ni la letra ni la traducción: "haz que te gustemos en el trance de la muerte", frase tal vez no exacta (hay otras traducciones distintas) pero preciosa y precisa para mi. Apareció justo en el momento oportuno, como había aparecido hace años Mozart para salvarme en otro trance de mi vida (una depresión de 4 años que nos parecía insalvable); como gratitud, le pusimos el co-nombre de Wolfgang a nuestro segundo hijo. Gracias pues a Mozart y a ustedes. En definitiva gracias a Dios y a su Providencia que así lo dispuso todo. Que Dios les bendiga y bendiga a Wolfgang Amadeus, quien tanto bien nos ha hecho a mi familia y a mi, y por lo cual debo dar testimonio. Y gracias a Sto. Tomás de Aquino por la maravillosa letra que tanto nos emocionó.

"Ave Maria, Jungfrau Mild" decía, no "Ave Maria, gratia plena" dijo...

Y que Dios nos proteja de los ignorantes que solo pensando en lo que la Iglesia les dice que piensen. Lo unico que falta es que veamos a Mozart como una victima. Beethoven aparentemente abusaba de su sobrino (del cual pidio la tenencia cuando este tenia "solamente" 35 años), Schubert aparentemente sería gay, y las Schubertiadas serían reuniones no tan idilicas (el que compuso el hermoso lied "Ave Maria", al cual se despojó del hermoso poema para empotrarle la oración en latín, con los consiguientes problemas de acentuación) Strauss colaboraba con el regimen Nazi, Wagner era confeso antisemita ("amaras a tu projimo como a ti mismo") Bach era protestante. Como catolico me REPUGNA leer este tipo de notas, Cristo propuso una religión revolucionaria, un corte absoluto con la mentalidad de la historia de la humanidad, no nos pidió que hagamos sectarismo, avalemos dictaduras que matan y desaparecen gente, por Dios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...