miércoles, 3 de junio de 2009

La Herejía Prosperista se lleva a miles de Católicos






Estos libros los podrán comprar en http://shalombooksny.com/. La avaricia protestante y la usura judía se entremezclan para materializar lo espiritual y espiritualizar lo material, con el simple afán de ganancias terrenas. Y cada vez son más los católicos (la mayoría protestantizados a través del carismatismo) que se alejan de la SANA DOCTRINA y abandonan la FE.

Aquí la Sana Doctrina, sin la cual nos espera el Infierno:

"Si sois esclavos de los hombres, no evitáis medio alguno, cuando se os promete la libertad; y, en cambio, cautivos de la avaricia, ni siquiera os ponéis a pensar por qué medios os podríais liberar de semejante dura esclavitud. La pobreza no es dura; la tiranía de la riqueza es amarguísima. Considera cuán alto precio pagó Cristo por nosotros. Derramó su sangre; se entregó a sí mismo. Y vosotros, tras de eso, os habéis derribado por el suelo; y lo que es peor, os deleitáis en la servidumbre, como en un banquete. La ignominia constituye vuestras delicias y lo que es aborrecible se os ha vuelto amable."
.
S. J. Crisóstomo (Hom XC)

Aquí induce a los Corintios a dar limosnas a ejemplo de Cristo, diciendo: Quiero comprobar vuestro buen ingenio para dar, es claro que a los pobres, cosa que debéis hacer a ejemplo de Cristo; porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, la que dio El al género humano. La gracia y la verdad por Jesucristo, etc. (Jn 1,17). Y se le llama gracia porque todo cuanto de nuestras penalidades asumió el Hijo de Dios en su totalidad se le debe atribuir a la gracia, porque ni se le adelantó nadie en bondad, ni fue obligado por la fuerza de alguien, ni llevado por necesidad suya. Así es que por esta gracia por nosotros se hizo pobre. Y dice indigente, lo que es más que pobre. Porque se llama indigente no al que simplemente tiene muy poco, sino al que carece de todo; porque el pobre algo tiene. Así es que para significar la mayor pobreza se dice: se hizo indigente, es claro que en las cosas temporales. El Hijo del hombre no tiene dónde reclinar su cabeza (Luc. 9,58). Yo soy el hombre que ha visto la miseria (Tren. 3,10). Pero se hizo indigente no por necesidad sino voluntariamente, para que este favor ya no fuese favor, y por esto dice: siendo rico, es claro que en bienes espirituales. Es el Señor de todos, rico para con todos (Rm 10,12). En mi mano están la riqueza y la gloria, la opulencia y la justicia (Pr 8,18). Y dice siendo, no habiendo sido, para que no parezca que Cristo perdiera las riquezas espirituales al asumir la indigencia. Porque de tal manera asumió esta indigencia que no perdió aquellas inestimables riquezas. Ricos y pobres juntos en uno (Ps. 48,3). Rico en las cosas espirituales, pobre en las temporales. Y el por qué quiso hacerse indigente lo agrega diciendo: para que por su pobreza fuésemos ricos, o sea, para que por su misma pobreza en las cosas temporales fueseis ricos en las espirituales. Y esto por dos cosas, por el ejemplo y por sacramento. Por el ejemplo porque si Cristo amó la pobreza, también nosotros por su ejemplo debemos amarla. Y amando la pobreza en las cosas temporales nos hacemos ricos en las espirituales. ¿No es verdad que Dios eligió a los pobres en este mundo para hacerlos ricos en la fe? (Sant. 2,5). Y por eso dice: para que por su pobreza, etc. Y por sacramento, porque todo lo que Cristo hizo y sufrió fue por nosotros. De aquí que así como por haber sufrido la muerte fuimos librados de muerte eterna y restituidos a la vida, así también por haber sufrido la indigencia en las cosas temporales, fuimos librados de la indigencia en las espirituales y hechos ricos en las espirituales. Habéis sido enriquecidos con toda ciencia, etc. (1Co 1,5).
.
Sto. Tomás de Aquino (Com. a 2 Cor)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...