sábado, 21 de abril de 2012

Trabajos y Peligros que padecen las Almas en el artículo de la Muerte


Trabajos y Peligros que padecen las Almas 
en el artículo de la Muerte


Extracto de "La Ciudad Mística de Dios"


Especial cuidado que ponen los demonios en tentar las almas

"Advierte, pues, amiga, que cuando Lucifer y sus ministros de tinieblas reconocen por los accidentes y causas naturales que los hombres tienen peligrosa y mortal enfermedad, luego al punto se previenen de toda su malicia y astucia para embestir en el pobre ignorante enfermo, y derribarle, si pueden, con varias tentaciones; y como a los enemigos se les acaba el plazo para perseguir las almas, quieren recompensar con su ira, añadiendo de su maldad lo que les falta de tiempo.


Diversos medios con los que en aquella hora solicitan su perdición eterna

Para esto se juntan entonces como lobos carniceros, y procuran reconocer de nuevo el estado del enfermo en lo natural y en lo adquisitivo, considerando sus inclinaciones, hábitos y costumbres, y por qué parte de sus afectos tiene mayor flaqueza, para hacerle por allí más guerra y batería. A los que desordenadamente aman la vida, les persuade a que no es tanto el peligro, o impide que nadie les desengañe; a los que han sido remisos y negligentes en el uso de los santos Sacramentos los entibia de nuevo, y les pone mayores dificultades y dilaciones, para que mueran sin ellos, o los reciban sin fruto y con mala disposición: a otros les propone sugestiones de confusión para que no descubran su conciencia y pecados: a otros embaraza y retarda para que no declaren sus obligaciones ni desenreden las conciencias: a otros, que aman la vanidad, les propone que ordene, aun en aquella hora postrera, muchas cosas muy vanas y soberbias para después de su muerte: a otros avarientos y sensuales los inclina con mucha fuerza a lo que ciegamente amaron: y de todos los malos hábitos y costumbres se vale el cruel enemigo para arrastrarlos tras los objetos, y dificultarles o impositibilitarles el remedio: y cuantos actos obraron pecaminosos en la vida, con que adquirieron hábitos viciosos, fueron dar prendas al común enemigo, y armas ofensivas con que les haga guerra y dé batería en aquella tremenda hora de la muerte; y con cada apetito ejecutado se le abrió camino y senda por donde entrar al castillo del alma; y en el interior de ella arroja su depravado aliento, levanta tinieblas densas (que son sus propios efectos), para que no se admitan las divinas inspiraciones, ni tengan verdadero dolor de sus pecados, ni hagan penitencia de su mala vida.


Cuánto daño hace en aquella hora la esperanza engañosa de que se alargará la vida

Y generalmente hacen estos enemigos grande estrago en aquella hora, con la esperanza engañosa de que vivirán más los enfermos y con el tiempo podrán ejecutar lo que les inspira Dios entonces por medio de sus ángeles; y con este engaño se hallan burlados y perdidos. Y también es grande en aquella hora el peligro de los que han despreciado en vida el remedio de los santos Sacramentos; porque este desprecio (que para el Señor y los Santos es muy ofensivo), suele castigarle la divina justicia, dejando a estas almas en manos de su mal consejo, pues no se quisieron aprovechar del remedio oportuno en su tiempo; y con haberle despreciado merecen por sus justos juicios sean despreciadas en la última hora, para donde aguardaron con loca osadía a buscar la salud eterna. Muy pocos son los justos a quienes esta antigua serpiente en el peligro último no acometa con increíble saña. Y sí a los muy santos pretende derribar entonces; ¿qué esperan los viciosos, negligentes y llenos de pecados, que toda la vida han empleado en desmerecer la gracia y favor divino, y no se hallan con obras que les puedan valer contra el enemigo? Mi santo esposo José fue uno de los que gozaron este privilegio de no ver ni sentir al demonio en aquel trance; porque al intentarlo estos malignos, sintieron contra sí una virtud poderosa que los detuvo lejos, y los santos ángeles los arrojaron y lanzaron al profundo; y el sentirse tan oprimidos y aterrados (a tu modo de entender) los dejó turbados, suspensos y como aturdidos: y fue ocasión para que en infierno hiciera Lucifer una junta o conciliábulo para consultar esta novedad y discurrir por el mundo, inquiriendo si acaso el Mesías estaba ya en él...


Instrucción de la Virgen para ayudar a los que están en la hora de la muerte

De aquí entenderás el sumo peligro de la muerte y cuántas almas perecen en aquella hora, cuando comienzan a obrar los merecimientos y los pecados. Y no te declaro los muchos que se pierden y condenan, para que no mueras de pena, si lo sabes y tienes amor verdadero del Señor; pero la regla general es, que a la buena vida le espera buena muerte: lo demás es dudoso y muy raro y contingente. Y el remedio y seguro ha de ser tomar de lejos la corrida; y así te advierto que cada día que amaneciere para ti, en viendo la luz, pienses si aquel será el último de tu vida; y como si lo hubiera de ser, pues no sabes si lo será, compongas tu alma de manera que con alegre rostro recibas la muerte si viniere. Y no dilates un punto el dolerte de tus pecados y el propósito de confesarlos, si los tuvieres, y enmendar hasta la mínima imperfección; de manera que no dejes en tu conciencia defecto alguno de que te reprendan, sin dolerte, y lavarte con la sangre de Cristo mi Hijo santísimo, y ponerte en estado que puedas parecer del justo Juez, que te ha de examinar y juzgar hasta el mínimo pensamiento y movimiento de tus potencias.


Y para que ayudes como lo deseas a los que están en aquel extremo peligroso, en primer lugar aconseja a todos los que pudieres lo mismo que te he dicho, y que vivan con cuidado de sus almas para tener dichosa muerte. A más de esto harás oración por este intento todos los días, sin perder ninguno, y con afectos fervorosos y clamores pide al Todopoderoso que desvanezca los engaños de los demonios, y quebrante sus lazos y consejos que arman contra los que agonizan o están en aquel artículo, y que todos sean confundidos por su diestra divina. Esta oración sabes que hacía Yo por los mortales, y en ella quiero que me imites. Y asimismo te ordeno que para ayudarlos mejor, mandes e imperes a los mismos demonios que se desvíen de ellos y no los opriman; que bien puedes usar de esta virtud, aunque no estés presente, pues lo está el Señor en cuyo nombre los has de mandar y compeler para su mayor gloria y honra"


Sor María de Jesús de Ágreda, "MÍSTICA CIUDAD DE DIOS", L. V; C. 15; 880-884


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...