miércoles, 13 de marzo de 2013

Un "Papa" Judío


Un "Papa" Judío

Judío o Judaizante es, para la Iglesia Católica, desde siempre, sinónimo de Anticristianismo. Es imposible concebir que el Papa, la única Piedra en quien Jesucristo fundó su Iglesia prometiéndonos que en él la Fe no desfallecería; que el sucesor de Pedro; pueda ser este monstruo judaico.



Aquí la Doctrina Perenne sobre la Falsa Religión Judía:



Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, 1441, ex cathedra: 
“La sacrosanta Iglesia romana (…) Firmemente cree, profesa y enseña que las legalidades del Antiguo Testamento, o sea, de la Ley de Moisés, que se dividen en ceremonias, objetos sagrados, sacrificios y sacramentos, como quiera que fueron instituidas en la gracia de significar algo por venir, aunque en aquella edad eran convenientes para el culto divino, cesaron una vez venido nuestro Señor Jesucristo, quien por ellas fue significado, y empezaron los sacramentos del Nuevo Testamento. Y que mortalmente peca quienquiera ponga en las observancias legales su esperanza después de la pasión, y se someta a ellas, como necesarias a la salvación, como si la fe de Cristo no pudiera salvarnos sin ellas. No niega, sin embargo, que desde la pasión de Cristo hasta la promulgación del Evangelio, no pudiesen guardarse, a condición, sin embargo, de que no se creyesen en modo alguno necesarias para la salvación; pero después de promulgado el Evangelio, afirma que, sin pérdida de la salvación eterna, no pueden guardarse. Denuncia consiguientemente como ajenos a la fe de Cristo a todos los que, después de aquel tiempo, observan la circuncisión y el sábado y guardan las demás prescripciones legales y que en modo alguno pueden ser partícipes de la salvación eterna, a no ser que un día se arrepientan de esos errores” 

Papa Benedicto XIV, Ex quo primum, # 61, 1 de marzo de 1756: 
“La primera consideración es que las ceremonias de la ley mosaica fueron derogadas por la venida de Cristo y que ya no pueden ser observadas sin pecado después de la promulgación del Evangelio” 

Papa Pío XII, Mystici corporis christi, #s 29-30, 29 de junio de 1943: 
“Y, en primer lugar, con la muerte del Redentor, a la Ley Antigua abolida sucedió el Nuevo Testamento (…) en el patíbulo de su muerte Jesús abolió la Ley con sus decretos (Ef. 2,15) (…) y constituyó el Nuevo en su sangre, derramada por todo el género humano. Pues, como dice San León Magno, hablando de la Cruz del Señor, de tal manera en aquel momento se realizó un paso tan evidente de la Ley al Evangelio, de la Sinagoga a la Iglesia, de lo muchos sacrificios a una sola hostia, que, al exhalar su espíritu el Señor, se rasgó inmediatamente de arriba abajo aquel velo místico que cubría a las miradas el secreto sagrado del templo. En la Cruz, pues, murió la Ley Vieja, que en breve había de ser enterrada y resultaría mortífera…”

Ver más Doctrina Católica en Monasterio de la Sagrada Familia

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...