domingo, 20 de enero de 2013

DIOS NO HACE ACEPCIÓN DE PERSONAS



DIOS NO HACE ACEPCIÓN DE PERSONAS 
para que puedan bautizarse y salvarse


El Dios que elige hacernos bellos o feos, robustos o endebles, talentosos o romos; no hace acepción de personas para darnos a todos, desde la situación que sea; la posiblidad de bautizarnos; de entrar en la Iglesia Católica y perseverando en ella hasta la muerte salvarnos. Pues como Dios quiere que TODOS los hombres se salven (1 Tim. 2, 4); Dios obliga y posibilita el Bautismo y la Fe Católica a TODOS.

Romanos 2, 11: "Porque en Dios no hay acepción de personas

Deuteronomio 10, 17: "Porque el SEÑOR vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible que no hace acepción de personas ni acepta soborno" 

Job 34,19: "No hace acepción de príncipes, ni considera al rico sobre el pobre, ya que todos son obra de sus manos" 

Hechos 10,34: "Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: Ciertamente ahora entiendo que Dios no hace acepción de personas" 

San Atanasio: "El Señor exige la fe a aquellos que le invocan, no porque necesite de la ayuda de otros (porque El es el Señor y quien concede la fe), sino para que no se crea que dispensa sus gracias según la acepción de personas. Demuestra que favorece a los que le creen, para que no reciban sus beneficios sin fe y los pierdan por su infidelidad. Quiere que, cuando hace bien, dure la gracia, y cuando cura permanezca inconcluso el remedio" 

San Remigio: "Para que no hiciesen acepción de personas, se dice también lo que deben hacer los predicadores por estas palabras que siguen: "Toda la Galilea" (Mt 4, 23)"


Es por eso que la predicación del Evangelio ha sido mandado para que llegue a todo el mundo; y lo mismo el bautismo. Si la Iglesia hubiese sido elitista para con el mandato de PREDICAR Y BAUTIZAR a todas las gentes (Mt 28, 19); no hubiese ido a los confines de la tierra, a los presos, a los enfermos, a los pobres, a los más bárbaros pueblos: 

Santiago 2, 1-9: "Hermanos míos, no tengáis vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo con una actitud de favoritismo. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y vestido de ropa lujosa, y también entra un pobre con ropa sucia, y dais atención especial al que lleva la ropa lujosa, y decís: Tú siéntate aquí, en un buen lugar; y al pobre decís: Tú estate allí de pie, o siéntate junto a mi estrado; ¿no habéis hecho distinciones entre vosotros mismos, y habéis venido a ser jueces con malos pensamientos? Hermanos míos amados, escuchad: ¿No escogió Dios a los pobres de este mundo para ser ricos en fe y herederos del reino que El prometió a los que le aman? Pero vosotros habéis menospreciado al pobre. ¿No son los ricos los que os oprimen y personalmente os arrastran a los tribunales? ¿No blasfeman ellos el buen nombre por el cual habéis sido llamados? Si en verdad cumplís la ley real conforme a la Escritura: AMARAS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO, bien hacéis. Pero si mostráis favoritismo, cometéis pecado y sois hallados culpables por la ley como transgresores"

Pues este grave pecado de favoritismo que atenta contra la Fe, es el mismo que cometen aquellos que prefieren creer en un Dios que sólo concede los medios salvíficos (la Fe íntegramente católica y las aguas del Bautismo) a unos pocos escogidos; en un mundo desprovisto de agua y de la Voz Divina. La Iglesia militante que cree en el Omnipotente Dios verdadero; es misionera y apostólica; predica y reza por la conversión de todas las almas, sin acepción de personas. Por lo que el que acepte a Cristo realmente, merecerá igualmente la Gracia de la Conversión, de la Fe, del Bautismo. Porque para Dios no hay medios imperfectos de pertenecer a su Grey, medios oscuros de salvarse como creen los ecuménicos modernistas: DIOS NO HACE DISTINCIÓN PARA LOS QUE QUIERAN SER CATÓLICOS Y QUIERAN CUMPLIR SUS MANDATOS.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...