miércoles, 22 de febrero de 2012

Poesía Cinericia





Poesía Cinericia

Si el curso de la tierra ves atento,
observas con dolor, que cuanto nace
marcha a su destrucción, y se deshace;
que un secreto más vivo movimiento
con rápido fermento
todo lo mina, altera y descompone,
y en fin cuanto tu idea te propone,
te presenta con vista pavorosa
de la muerte la imagen espantosa:

Nuestros cuerpos en polvo se disuelven;
la tierra los formó, y á ella se vuelven.

(...)

Considera un momento
al sabio, que con este pensamiento
superior a sí mismo, y elevado
sobre la tierra, mira sosegado
pasar bajo sus pies, como un torrente,
tantas pompas humanas, que fugaces
se van a despeñar rápidamente.
El sabe que son vanas y falaces,
que el mundo las ostenta,
mas mira que veloz las representa,
pues si un instante breve resplandecen,
en polvo y en vapor se desvanecen.
El sabio ríe, y con distinto anhelo
las ve pasar, y se dirige al cielo.

(...)

Cada especie animal se ve contenta
con los bienes, que el mundo le presenta,
porque para ellos solos fue criada;
pero al alma del hombre ilimitada
nada del mundo alcanza a contentarla,
y sólo todo un Dios puede saciarla.
Las pompas, las riquezas, los honores,
los grandes puestos, las brillantes flores,
en fin, del universo los despojos
son polvo fútil; mas su mucha copia
hace nube delante de sus ojos
porque no vea su grandeza propia,
y no busque su dicha verdadera
en la mansion eterna, que le espera.


Pablo de Olavide, "Poema Cristiano", 1799


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...