sábado, 18 de junio de 2016

San Marcos y san Marceliano, hermanos mártires (18 de junio)



San Marcos y san Marceliano, hermanos mártires. 

(† 286.)


Los valerosos y nobles caballeros de Jesucristo, Marcos y Marceliano, fueron romanos y hermanos de un vientre y de ilustre sangre, e hijos de Tranquilino y de Marcia, personas muy ricas y principales. Eran cristianos y ya casados, y con hijos. Los mandó prender por la fe de Cristo, Cromacio, prefecto de Roma, y los condenó a gravísimos tormentos y a ser después degollados, si dentro de treinta días no volvían en sí obedeciendo al mandamiento imperial y adorando a los dioses del imperio. En este espacio de tiempo no se puede fácilmente creer las máquinas que usó el demonio para derribarlos, las batallas que tuvieron, la batería y asaltos que les dieron su padre y su madre, sus mujeres e hijos, sus deudos, amigos y conocidos que eran muchos, por ser los santos mártires personas de tanta calidad y estima. El glorioso san Sebastián, que era a la sazón caballero de la corte imperial, y encubría exteriormente su fe para ayudar mejor a los cristianos perseguidos, se halló presente a todos estos encuentros y combates: y viendo que las entrañas de Marcos y Marceliano se ablandaban, con las lágrimas de sus padres, esposas e hijos, juzgó que era tiempo de declarar lo que tenía encerrado en su pecho, y manifestar que era cristiano, para que los dos hermanos no lo dejasen de ser; ni dejasen de exponer su cuerpo a la muerte por la fe de Jesucristo. Entonces les habló tan altamente de la brevedad, fragilidad y engaños de esta vida mortal, y de la certidumbre y gloria de la bienaventuranza de que presto gozarían, que los dos santos hermanos se determinaron a morir, y los que estaban presentes se convirtieron a la fe del Señor, y fueron compañeros en el martirio de aquellos mismos a quienes antes con palabras, llantos y gemidos persuadían a adorar los falsos dioses. Y así pasado el término de los treinta días, un juez llamado Fabián, que había sucedido a Cromacio, y era hombre cruelísimo, mandó atar a los santos hermanos en un madero y enclavar en él sus pies con duros clavos. En este tormento estuvieron un día y una noche, alabando al Señor y cantando a versos algunos salmos, repitiendo con singular afecto y ternura aquellas palabras del real Profeta: "¡Oh! ¡qué buena y qué alegre cosa es habitar dos hermanos en uno!" Finalmente, espantado el juez de la fortaleza y perseverancia de los dos santos hermanos, que en lugar de desear verse libres de aquellos grandes tormentos, le pedían que les dejase morir allí unidos de aquella manera en le amor de Jesucristo, mandó que los alanceasen y con este género de muerte dieron sus almas a Dios. 


Reflexión: 

Has visto como estos dos santos hermanos movidos por la falsa compasión de los que les amaban con sólo el amor de la carne y sangre, llegaron a blandear con sumo riesgo de perder la fe y la palma del martirio. ¡Alerta pues con las seducciones del amor carnal, y de las amistades y respetos mundanos! Porque si por una criminal condescendencia llegases a perder la amistad de Dios, el alma y el cielo; ¿por ventura podrían tus deudos o amigos librarte del infierno? Y aunque ellos también se condenasen, ¿acaso podrían darte allí algún alivio o consuelo con su presencia y maldita compañía? Deja pues su amistad, si no puede compadecerse con la amistad de Dios. Un corazón magnánimo no ha de temer a ningún hombre: sólo ha de temer a Dios omnipotente. 


Oración: 

Concédenos, oh Dios todopoderoso, que pues celebramos el nacimiento para el cielo de tus santos mártires Marcos y Marceliano, seamos libres por su intercesión de todos los males que nos amenazan. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Fuente: Flos Sanctorum, P. Francisco de Paula Morell, 1890

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...