sábado, 30 de junio de 2012

Dios es Juez Justo, Fuerte y Sufrido

 Juicio Final (Pietro Cavallini)

Dios es Juez Justo, Fuerte y Sufrido

Salmo 7, 11:

"Dios es juez justo, y un Dios que se indigna cada día contra el impío"

Comentario de F. Hernando:

"El Séptimo Salmo dice que Dios es justo, fuerte y sufrido.
Juez; porque es Señor de todo.
Justo; porque ninguna cosa torcerá la vara de su justicia.
Fuerte; porque nadie le puede ir a la mano para que no la haga.
Pero, con todo esto, es sufrido. Y da de esto razón Lactancio, diciendo que, si luego nos castigase cuando le ofendemos; ya se habría acabado el mundo; porque apenas hay hora que no pecamos, y así, ni un solo hombre hubiera llegado a vivir veinte años"

"Pero tú, oh pecador: ¿No sabes que la paciencia y bondad de Dios con que te espera te va convidando y moviendo a penitencia? Pero tú, eres tan duro y tan impenitente, que con tu dureza atesoras ira y enojo contra tí para el día de la ira y justo juicio de Dios; en el que ha de pagar cada uno según sus obras. Así que no nos descuidemos, ni nos aseguremos pecando y dilatando la conversión, confiados de esta paciencia; pues, no se tiene para que peques, sino para acabar pecados; que lo que se ordena para perdonarlos, no ha de ser para cometerlos (como dice el derecho). Porque si hubo un ladrón bueno a quien Dios esperó y sufrió toda su vida, y le salvó al cabo de ella para esforzar los pecadores grandes y animarlos a su conversión; también quiso que fuese sólo para que no nos atrevamos a usar mal de su paciencia, esperando a salir de pecado hasta aquella hora" 

 Fray Hernando de Zárate, "Discursos de la Paciencia Cristiana" (Extractos)

viernes, 29 de junio de 2012

¡Se levantará Miguel!

Arcángel San Miguel (Giovanni Paolo Buoninsegna)

¡Se levantará Miguel!
Daniel 12, 1-4:

"En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que vela sobre los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de angustia cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces; y en ese tiempo tu pueblo será librado, todos los que se encuentren inscritos en el libro. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el desprecio eterno. Los entendidos brillarán como el resplandor del firmamento, y los que guiaron a muchos a la justicia, como las estrellas, por siempre jamás. Pero tú, Daniel, guarda en secreto estas palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y el conocimiento aumentará."




Comentario de San Antonio María Claret:

Se proponen dos muy nobles cualidades de san Miguel pues se muestra:

1º Muy sublime en la dignidad, por la proximidad con Dios. "Michael princeps magnus" 
2º Vigilantísimo en el cargo que le diera Dios del cuidado de las almas. "Qui stat pro filiis populi sui" 

El entender, el conocer y el amar, es la naturaleza, la vida, el destino y la ocupación de los Ángeles; entre ellos, lleva las primicias San Miguel, quien recibió el mando de todas las angélicas escuadras, y fue constituído árbitro de las almas que puedan salvarse

Miguel es amoroso, protector del cuerpo universal de la Iglesia, y la defiende de la herejía y del dragón infernal; es particular y fiel guarda de cada una de las almas a él encomendadas, a las que protege durante el camino de la vida, conduciéndolas, por fin, al paraíso, en la hora de la muerte: "Repraesentat eas in lucem sanctam" 

En la Viscisitud de la Iglesia, la Esperanza

La Crucificción (Dietisalvi di Speme)

En la Vicisitud de la Iglesia, la Esperanza

Las vicisitudes de la Iglesia deben inspirarnos una esperanza más profunda, porque siempre son presagio de sus triunfos. 

Verdadera y divina es la religión que obliga a esperar. Convertir la esperanza en virtud e imponérsela por deber al hombre, ser que desmaya naturalmente y se desalienta al menor contratiempo, decirle "espera", "nunca dejes de esperar", raya con lo divino. 

Agradezcamos al cielo las nobles, a la vez que vivas y fuertes inspiraciones que nos sugiere la esperanza cristiana a través de los desengaños y agitaciones de la vida actual. 

En medio de la tristeza que devora hoy al mundo, ¿quién no necesitó de la esperanza cristiana? ¿Nos bastará la esperanza humana, en estos aciagos días, en que la desgracia cunde por todas partes? ¿Cuándo se vio época que mejor probase lo sano que es el consuelo del mundo? ¿Qué corazón ha dejado de sentir lo precisa que es otra vida mejor? ¿Qué días nos movieron con más fuerza a levantar los ojos al cielo, o si no los tenemos puros para tanto, a volverlos al menos hacia la cruz de Jesucristo, árbol santo que nos convida a acogernos bajo su sombra tutelar?

¡Ay! hermanos, póngome a escuchar de lejos los gemidos que exhala el género humano, y quedo convencido de que nunca encerraron mayor amargura, ni más atroz desesperación. Recorre mi vista alrededor nuestro, y todo lo que oigo son murmullos, llantos, ayes. Pues, y si me paro a percibir el eco que contesta en lontananza a nuestros tristes acentos, ¿qué es lo que resuena a mis oidos? Lúgubres voces, el grito del pueblo, las quejas del rico y los clamores del pobre. ¡Dios mío! ¡Bien sabéis cuán gran compasión me inspiran los males del desvalido! ¡Ah, concedednos, Señor, que ya que nos asedie la desventura, corramos a echarnos a vuestros pies, abrigándonos bajo la cruz y tomándola para siempre por asilo y refugio! 

Hermanos míos, ¿hay entre vosotros quién se empeñe aun en clavar los ojos en la tierra o extraviarlos por el mundo? Pues si lo hay, que salga al frente y me conteste. Vos hermano, vos que os habéis condenado a buscar con tanto afán en este mundo una felicidad que os huye luego que la habéis creído alcanzar; vos que quizás estáis ahora mas lejos de ella que nunca; decidme, decidme sí, por piedad, dónde hallaré un asilo resguardado del dolor y bajo el cual pueda cobijarme; indicadme a qué grandeza inexpugnable me sería dable aspirar; nombradme, en fin, una pasión que, no temiendo ser acosada por borrasca alguna, me ofrezca un sitio en que descanse mi alma. 

Todo se reduce en este destierro a desengaño, embuste y fragilidad. Nos huye la tierra bajo los pies, en tanto que se nubla el cielo sobre nuestras cabezas. ¿Qué me responderéis si os pregunto: ¿Será mejor el porvenir que el pasado?? Enfermos se hallan todos los corazones, paralizados los espíritus más capaces, y reducidos al silencio los sabios mas competentes. Dejadnos, pues, cristianos, dejadnos que volviendo los ojos al cielo y contemplando la cruz de Jesucristo, repitamos mil y mil veces: "Sois mi salvación, Dios mio" "¡Mío sois, pues ya os posee mi esperanza!" "¡Bendito seais!" 

Sí, Dios mío, de algunos días a acá, se vuelven más fácil y gustosamente las miradas y los corazones hacia vos. Reconócese que ya nada hay fuera de vos y que vuestra misericordia y vuestra cruz tutelar son nuestra única salvaguardia en el dia supremo. Para todo el mundo católico no existe en esta época más sombra protectora ni más cielo que el árbol santo de la cruz. Gracias, pues, Señor, gracias os sean dadas perennemente por la bondad con que nos habéis tratado. (...) ¡Ah!, no, no tardará en llegar el venturoso día en que reinando en nuestros corazones un solo pensamiento y consagrándose nuestras inteligencias a publicar vuestra misericordia, descansaremos todos al amparo de la cruz y en el seno de la caridad y de la paz. Con razón espera la Iglesia de Jesucristo; esa predilecta esposa del Hijo de Dios no desmaya por más aflicciones y contratiempos que la aquejen; espera siempre, y cual dice san Pablo, aun contra la misma esperanza espera: "In spem contra spem" (Rom. 4, 18) Venid acá, hijos ingratos, que la abrumáis de sinsabores, aun en medio de sus calamidades; venid y decidnos si de dieciocho siglos a esta parte, la habéis visto, o decaída de ánimo, o demudado el semblante; a pesar de los funestos días que ha pasado. ¡Ah, y qué niños sois! La Iglesia, mal que os pese, ha resistido y se ha cubierto de canas en las luchas más tremendas. A sus pies cayeron Nerón y Juliano, el Apóstata; vencidos por la sola fuerza de su pensamiento. ¡Hombres eran aquellos dos, y vosotros no sois sino pobres pigmeos! La Iglesia, al hallarse en el centro de sus más terribles peligros, se detiene pensativa y clavando los ojos en el cielo, y apoyando las manos en la cruz, resiste los más furibundos embates de las ideas humanas: Le flaquearán, si queréis, las rodillas; sucumbirá también, mas no tardará en levantarse con nuevo aliento, reforzada por el poderoso brazo de la humillación y la oración. Cuando cae postrada, llora sobre la piedra removida del glorioso sepulcro, de donde brotaron en un día solemne, todas sus inmortales esperanzas. Espera la Iglesia con confianza ese tercer día que nunca le ha faltado, y mientras aguarda, notan los que la conocen, que a través de sus lágrimas, oscila la serenidad evangelica. (...)

Espera siempre la Iglesia, parece baja, a veces, al sepulcro; pero desde el fondo del abismo, manifiesta todo el resplandor de los cielos. Abarca con una sola mirada los cabos de la eternidad y desvaneciéndose en este horizonte sublime, el escándalo de sus dolores quedan desarrolladas a sus ojos todas las promesas de la sabiduría eterna. 

Enemigos de la Iglesia, hoy celebrais sus padecimientos; pero al día siguiente presenciais ya su lauro y su consuelo. Allá, en sus primeros tiempos, ahogándola iba la sinagoga, cuando un fulminante rayo disparado del Calvario, redujo a cenizas a Jerusalén, y patentizó a todos los pueblos y a todos los siglos que no se toca impunemente al arca del Señor. Llegaron, poco tiempo después, los príncipes paganos, a quienes Dios permitió afligir a su Iglesia. Vedla anegada en su sangre; mas no vayais a clamar: ¡Señor, salvadla que perece! 

Basta con mi cruz para salvarla, dice Jesús, y convirtiéndose el mar de sangre cristiana en semilla de nueva sangre cristiana, resplandece el catolicismo cual nunca. Al cabo de tres siglos de persecución, la Iglesia, suspensa entre el cielo y la tierra, y sin poder alguno humano que la sostenga, demuestra que tantos y tan solemnes triunfos le prometen la eternidad. Hallóse un hombre, Diocleciano, que celebró por escrito la extinción total de los cristianos; mas, apenas acababa su trabajo cuando ya se levantaba la aurora del día en que subiendo triunfante la cruz al Capitolio, proclamaban los cielos la victoria del Crucificado, quedándose seca la mano del César, vencido y arrodillándose los pueblos a porfía, a los pies de los sucesores de San Pedro. Entonces empezó una nueva era para la ciudad eterna. Pero no habían trascurrido muchos años desde que la religión pareciera sentarse con Constantino en la cumbre del imperio y del mundo, y otra vez la vemos acometida, por todas partes, a impulso de repetidos y terribles combates. Estrelló ella, sin embargo, sus cabezas orgullosos en la silla de san Pedro y en los parapetos levantados por sublimes concilios en defensa de la fe, y mantenidos hasta que la asamblea Tridentina destruyó, quizás definitivamente, todos los artificios de los herejes de todas las épocas, y descargó en último lugar un golpe tremendísimo al protestantismo... Así se cumplieron las profecías evangélicas

Hermanos, no ignoráis que tras del triunfo de la Iglesia, surgieron pruebas muy tremendas. Vióse la esposa de Jesucristo atacada por hijos ingratos, que la despedazaron las entrañas con manos parricidas. Pero en vano luchó el escándalo; armándose ella de un denuedo extraordinario, reportó la victoria inspirando, a sus hijos fieles, ese heroismo de virtud con el que nada hay que comparar. Entonces, sí que pudo, en medio de sus dolores, repetir el cántico divino: "Frecuentemente me atacaron mis enemigos desde los días de mi juventud; pero aniquiláronse cuantos esfuerzos se hicieron contra mí". 

Ya, hermanos míos, hemos considerado que las pruebas a las que Dios somete a su Iglesia, deben inspirarnos una esperanza más profunda, pues siempre las sigue el día del consuelo.



Félix Dupanloup, "Valor Cristiano", 1855

miércoles, 27 de junio de 2012

Los Protestantes no son Evangélicos

La Captura de Cristo -detalle- (Cimabue)

Los Protestantes no son Evangélicos

San Ignacio de Loyola

"Quien llamara evangélicos a los herejes, convendría que pagase alguna multa, para que no se goce el Demonio de que los enemigos del Evangelio y Cruz de Cristo, toman un nombre contrario a sus obras; porque a los herejes se los ha de llamar por su nombre, para que dé horror hasta el nombrar a los que son tales, y cubren el veneno mortal con el velo de un nombre de salud".

San Ignacio de Loyola, Carta a San Pedro Canicio (13/08/1554)


martes, 26 de junio de 2012

Creo en el Espíritu Santo

  El día de Pentecostés (Giotto di Bondone)

OCTAVO ARTÍCULO DEL SÍMBOLO DE FE: 

"Creo en el Espíritu Santo"


¿Qué quieren decir estas palabras "Creo en el Espíritu Santo"? 

Estas palabras "Creo en el Espíritu Santo" quieren decir que creemos en el Espíritu Santo como creemos en el Padre y en el Hijo. 

¿En dónde está el Espíritu Santo? 

El Espíritu Santo está en el cielo, en la tierra y en todas partes, porque es Dios; pero habita de un modo especial en el alma de los justos. 

¿Debemos invocar con frecuencia al Espíritu Santo? 

Sí, debemos invocar frecuentemente al Espíritu Santo, porque sin su socorro nada podemos hacer que merezca el cielo. 

¿El Espíritu Santo se ha manifestado visiblemente en la tierra? 

Sí, el Espíritu Santo se manifestó, visiblemente sobre Nuestro Señor Jesucristo, el dia de su bautismo, en figura de paloma; y sobre los Apóstoles, en forma de lenguas de fuego, el día de Pentecostés. 

¿El Espíritu Santo se ha manifestado de otra manera a los hombres? 

Sí, el Espíritu Santo se ha manifestado también hablando a los hombres por medio de los Profetas e inspirando a los Evangelistas y demás escritores sagrados. 

¿Qué efectos produjo en los Apóstoles el Espíritu Santo? 

El Espíritu Santo iluminó, con las luces más vivas, el entendimiento de los Apóstoles; y les comunicó el don de lenguas y de milagros, junto con un gran valor para anunciar el Evangelio al mundo, y establecer en todas partes la Iglesia de Jesucristo. 


Catecismo Cristiano (Félix Dupanloup)

lunes, 25 de junio de 2012

Amigo de la Cruz: ¿Voz de Dios o del Mundo?

Descubrimiento de la Vera Cruz (Agnolo Gaddi)

Amigo de la Cruz: ¿Voz de Dios o del Mundo?


¿Sabéis distinguir bien entre la voz de Dios y de su gracia, y la voz del mundo y de la naturaleza? ¿Escucháis claramente la voz de Dios, nuestro Padre bueno, que, después de haber maldecido tres veces a cuantos siguen los deseos del mundo, «¡ay, ay, ay de los habitantes de la tierra!» (Ap 8, 13), os llama con todo amor, tendiéndoos los brazos, «¡apartáos, pueblo mío!» (Núm 16, 21; Is 52, 11; Ap 18, 4), pueblo mío elegido, queridos Amigos de la Cruz de mi Hijo; apartáos de los mundanos, que han sido maldecidos por mi Majestad, excomulgados por mi Hijo (+Jn 17,  9), y condenados por mi Espíritu Santo (+16, 8-11)

¡Cuidado con sentaros en su pestilente cátedra! ¡No acudáis a sus reuniones! ¡No vayáis por sus caminos (Sal 1, 1)! ¡Huid de la inmensa e infame Babilonia (Is 48, 20; Jer 50, 8; 51, 6.9.45; Ap 18, 4)! ¡No escuchéis otra voz ni sigáis otras huellas que las de mi Hijo bienamado! Yo os lo di para que sea vuestro camino, vuestra verdad, vuestra vida y vuestro modelo: «escuchadle» (Mt 17, 5; 2 Pe 1, 17)

¿Escucháis a este amable Jesús? Cargado con su Cruz, os grita: ¡«venid detrás de mí» (Mt 4, 19), y seguidme, que «quien me sigue no anda en tinieblas» (Jn 8, 12)! «¡Animo!: yo he vencido al mundo» (16, 33).



San Luis María Grignion de Montfort, "Carta a los Amigos de la Cruz" (Pequeño Extracto)

domingo, 24 de junio de 2012

Oración a San Juan Bautista

 San Juan Bautista entra al Desierto (Giovanni di Paolo)

Oración a San Juan Bautista

Sagrado precursor de Cristo, que santificado en el vientre de vuestra madre, fuisteis la admiración del mundo en el ejercicio de las virtudes y en los privilegios con que os enriqueció la Omnipotencia en la castidad, ángel en el celo y predicación, apóstol en la constancia, con que por repreender al incestuoso Herodes, disteis la cabeza al cuchillo, mártir en luces sobrenaturales de que os dotó el cielo, profeta y más que profeta, tanto que llegó a decir el mismo Cristo: "Entre los nacidos de las mujeres, ninguno mayor que  Juan Bautista": Suplicad, amado santo, al Señor que por vuestra penitencia me haga mortificado; por vuestra salud recogido; por vuestro silencio callado; casto por vuestra virginidad; devoto por vuestra contemplación; e invencible a mis pasiones por la victoria que vos alcanzasteis de vuestros enemigos. Así sea, santo mío, así sea para que logre veros en la eterna patria. Amén.

Tres actos de amor de Dios

sábado, 23 de junio de 2012

¿Qué es la MÚSICA?

 Dos Ángeles sentados haciendo Música (Gherardo Starnina)


¿Qué es la MÚSICA?

San Juan Damasceno:
"La Música es una serie de sonidos que se llaman unos a otros"

San Bernardo: 
"La Música es un arte humano, admirable y meloso, que sonoramente concierta sus variaciones en el cielo y en la tierra"

San Isidoro:
"La Música es una sabiduría de la modulación que consiste en el Canto y en el sonido"

San Agustín: 
"La Música es la ciencia de bien medir, la ciencia de bien modular, que es el Arte de la mutación de un tono a otro, siguiendo ciertas notas agradables al oído" 

Santo Tomás de Aquino:
"El canto sagrado es necesario para excitar la voluntad del hombre a que se eleve hacia Dios. Por esta razón, todo lo que puede ser útil a este fin, está convenientemente empleado en la música"

Santo Tomás de Villanueva:
"Una música llana y religiosa aleja al demonio , y el mismo que se ríe de las amenazas de la blandiente espada, huye espantado al oir los sonidos de la cítara" 



Virgen HASTA Navidad... ¡Y SIEMPRE Virgen!


El Matrimonio de la Virgen (Michelino da Besozzo)

Virgen HASTA Navidad... 
¡Y SIEMPRE Virgen!
 

MARÍA FUE PERPETUAMENTE VIRGEN

Hemos visto que María es la nueva Eva y el Arca de la Nueva Alianza. Ahora veremos la evidencia bíblica de la perpetua virginidad de María. La mayoría de los protestantes de nuestros días rechazan la virginidad perpetua de María; ellos creen que contradice la Biblia.Muchos de ellos se sorprenderán que los primeros protestantes, incluyendo a Martín Lutero, Juan Calvino, Ulrico Zwinglio y otros creían en la virginidad perpetua de María. La idea de que María dejó de ser Virgen y tuvo otros hijos además de Jesús fue inventada muchas generaciones después de los orígenes de la “reforma” protestante. Por lo tanto, la posición protestante acerca de este asunto no sólo contradice la antigua tradición católica y la Biblia (como veremos), sino a su propia “tradición” protestante.

MATEO 1, 25 NO DESMIENTE LA PERPETUA VIRGINIDAD DE MARÍA

Lo primero que los protestantes suelen citar en contra de la virginidad perpetua de María es Mateo 1, 25.

Mateo 1, 24-25: “Al despertar José de su sueño hizo como el ángel del Señor le había mandado, recibiendo en casa a su esposa, la cual, sin que él antes la conociese, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús”.

Algunas Biblias traducen “pero no la conoció hasta que dio a luz un hijo”. Según los protestantes, esto demuestra que María dejó de ser Virgen después del nacimiento de Jesús. Esto es incorrecto. La palabra griega que significa “hasta” (heos) no implica que José tuvo relaciones conyugales con María después del nacimiento de Jesucristo. Simplemente significa que no tuvieron relaciones hasta ese momento, sin decir nada de lo que pasó después del nacimiento. Esto se demuestra a continuación por muchos pasajes. También hay que tener en cuenta que la Biblia fue escrita hace miles de años. Fue escrita en un tiempo y en un lenguaje que no expresan e implican las mismas cosas que en el lenguaje moderno.

Por ejemplo, en 2 Samuel 6, 23, leemos que Dios maldijo a Micol, la esposa de David. Él la maldijo porque se burló de David por la forma en que él se regocijó ante el Arca de la Alianza. Como resultado, Micol no tuvo hijos “hasta” el día de su muerte.

2 Samuel 6, 23: “Y ya Micol, hija de Saúl, no tuvo hijos hasta el día de su muerte”.

¿Significa esto que Micol comenzó a tener hijos después de su muerte? Obviamente que no. Este versículo demuestra que cuando la Escritura describe algo como verdadero “hasta” o “antes” de un cierto momento, no significa necesariamente que dejó de ser cierto después de ese momento. Aquí hay muchos otros ejemplos de esto:

Hebreos 1, 13: “¿Y a cuál de los ángeles dijo alguna vez: Siéntate a mi diestra mientras  pongo a tus enemigos por escabel de tus pies”.

Otras traducciones dicen: “Siéntate a mi diestra hastaque ponga a tus enemigos por escabel a tus pies”. Aquí se refiere al Hijo de Dios. ¿Esto significa acaso que el Hijo de Dios dejará de sentarse a la diestra del Padre después que los enemigos de Dios son puestos por escabel de sus pies? Obviamente que no. Él permanecerá siempre a la diestra de Dios Padre.

1 Timoteo 4, 13: Mientras llego, aplícate a la lección, a la exhortación y a la enseñanza”.

Otras traducciones dicen: Hasta que yo llegue, aplícate etc.”. ¿Acaso esto significa que debemos abandonar la doctrina y la enseñanza después que él venga? Obviamente que no.

Hechos 23, 1: “Pablo, puestos los ojos ante el sanedrín, dijo: Hermanos, siempre hasta hoy me he conducido delante de Dios con toda rectitud de conciencia”.

¿Esto significa necesariamente que Pablo dejó de tener rectitud de conciencia después de ese día? Obviamente que no.

La preposición “antes” se puede usar de la misma manera.

Juan 4, 49: “Le dijo el cortesano: Señor, baja antes que mi hijo muera”.

Aquí vemos que la palabra “antes” se puede utilizar de una manera similar a la palabra “hasta”. Este niño no murió; Jesús lo sanó (Juan 4, 50). Por lo tanto, la declaración de Mateo 1, 18 que citamos a continuación, que dice que María estuvo en cinta “antes” que ella y José se unieran, no significa que se unieron después que dejó de estar en cinta. Simplemente significa que ella estuvo embarazada sin ningún tipo de contacto sexual.

Mateo 1, 18: “La concepción de Jesucristo fue así: Estando desposada María, su madre, con José, antes de que conviviesen, se halló haber concebido María del Espíritu Santo”.

Lo cierto es que Mateo 1, 25 y Mateo 1, 18 no desmienten de ninguna manera la perpetua virginidad de María. Los protestantes no pueden alegar legítimamente que estos pasajes constituyen una prueba de que María dejó de ser virgen. Estos pasajes tampoco prueban la perpetua virginidad de María. Su perpetua virginidad se prueba en otras cosas de la Biblia.


Para más pruebas bíblicas de la Perpetua Virginidad de María ver Aquí

jueves, 21 de junio de 2012

BIBLIA: María es el Arca de la Nueva Alianza

La Anunciación (Gentile da Fabriano)

BIBLIA: María es el Arca de la Nueva Alianza

LA BIBLIA ENSEÑA QUE MARÍA 
ES EL ARCA DE LA NUEVA ALIANZA

Ahora veremos que la Biblia identifica a María como el Arca del Nuevo Testamento. Identifica a María como la Nueva Alianza que equivale al Arca del Antiguo Testamento. María es el nuevo y mayor cumplimiento de lo que fue prefigurada por el Arca del Antiguo Testamento. Esta información es una de las más importantes y reveladoras acerca del profundo rol de María.

Puesto que llevaba y representaba la presencia de Dios, el Arca de la Antigua Alianza/Testamento era la cosa más sagrada y poderosa sobre la tierra fuera de Dios mismo. El Arca de la Alianza era un cofre sagrado que contenía las tablas de piedra de los Diez Mandamientos (Deuteronomio, 10, 5). El Arca también contenía y representaba la presencia espiritual de Dios en la tierra. Cuando Dios habló a Moisés, lo hizo desde los dos querubines que estaban en el Arca.

Números, 7, 89: “Cuando Moisés entraba en el tabernáculo de la reunión para hablar con el Señor, oía la voz que le hablaba desde encima del propiciatorio, puesto sobre el arca del testimonio, entre los dos querubines; así le hablaba Dios”.

Éxodo 25, 21-22: “Pondrás el propiciatorio sobre el arca, encerrando en ella el testimonio que yo te daré. Allí me revelaré a ti, y de sobre el propiciatorio, de en medio de los dos querubines, te comunicaré yo todo cuanto para los hijos de Israel te mandaré”.

Veamos ahora la forma en que la Biblia identifica a María como el Arca de la Nueva Alianza.

El Arca de la Antigua Alianza /  La Virgen María
Contenía la palabra escrita de Dios (Deut. 10, 5)
Contenía el Verbo de Dios hecho carne, Jesús (Juan 1, 1)

Jesucristo es el Verbo de Dios hecho carne (Juan, 1, 1). Por lo tanto, al igual que el Arca de la Antigua Alianza contenía la palabra escrita de Dios, María (que es el Arca de la Nueva Alianza) contiene la Palabra de Dios hecha carne.

Apocalipsis 19, 13: “… y viste un manto empapado en sangre y tiene por nombre Verbo de Dios”.

El Arca de la Antigua Alianza /  La Virgen María
Entonces la nube cubrió el tabernáculo de la reunión, y la gloria de Dios llenó la habitación (Éxodo, 40, 34-35)
Y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra (Lucas, 1, 35)

El tabernáculo fue construido para contener el Arca santa (Éxodo 40, 2-3). Cuando Dios bajaba sobre el tabernáculo y el Arca para hablar con Moisés, leemos en Éxodo 40, 34-35 que la nube de la gloria o de la presencia visible de Dios (llamada la “Shekinah) lo “cubría”. La palabra usada para describir cómo esta presencia única de Dios que “cubría” el Arca es episkiasei en la traducción griega del Antiguo Testamento.

Éxodo 40, 34-35: “Entonces la nube cubrió el tabernáculo de la reunión, y la gloria de Dios llenó la habitación. Moisés no pudo ya entrar en el tabernáculo de la reunión, porque lo cubría la nube, y la gloria de Dios llenaba el habitáculo”.

La misma palabra episkiasei se usa en el griego del Nuevo Testamento para describir cómo la presencia de Dios “cubría” a la Virgen María. La Biblia utiliza esta palabra sólo para referirse al Arca y a María.

Lucas 1, 35: “El ángel le contestó y dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirácon su sombra, y por esto el hijo engendrado será santo, será llamado Hijo de Dios”.

La clara implicación es que la presencia de Dios cubría a María y descendía sobre ella – puesto que ella es la Nueva Arca – al igual como cubrió el Arca del Antiguo Testamento. Esto revela que María, si bien es una criatura e infinitamente inferior que Dios, es la nueva Arca. Por lo tanto, Ella tiene una conexión única con Dios, una única santidad, santificación y poder.

LA SORPRENDENTE EVIDENCIA DE 2 SAMUEL 6 Y LUCAS 1 DE QUE MARÍA ES EL ARCA DE LA NUEVA ALIANZA

Considérese el sorprendente paralelismo que la Escritura nos da entre lo que sucedía con el Arca de la Antigua Alianza en 2 Samuel 6 (2 Reyes 6 en la Biblia católica tradicional), y lo que le sucedió a la Santísima Virgen María, el Arca de la Nueva Alianza, en el capítulo 1 del Evangelio de Lucas. Lucas 1 es la historia más completa en la Biblia acerca de la Virgen María.

El Arca de la Antigua Alianza  /  La Virgen María
2 Samuel 6, 9: “Se atemorizó entonces David del Señor y dijo: ¿Cómo vendrá a mí el Arca del Señor?”
Lucas 1, 43: “[Y dijo Isabel] ¿De dónde que venga a mí la madre de mi Señor?”

David dice: “¿Cómo vendrá a mí el Arca del Señor?” mientras que Isabel pregunta “¿de dónde que venga a mí la madre de mi Señor?”.
Isabel le dice lo mismo a María que dijo David acerca del Arca porque María es el Arca de la Nueva Alianza. La única diferencia entre las dos preguntas es que literalmente se usa “madre” en donde se dice Arca. La Biblia nos está diciendo que la madre del Señor = el Arca. Esto se confirma despejando toda duda cuando avanzamos en la historia.

David saltó delante del Arca  /  El niño saltó en la presencia de María
2 Samuel 6, 16: “Cuando el Arca del Señor llegóa la ciudad de David, Micol, hija de Saúl, miró por la ventana: y al ver al rey David saltando y danzando delante del Señor…”.
Lucas 1, 41-44: “Así que oyó el Isabel el saludo de María, exultó el niño en su seno, e Isabel se llenó del Espíritu Santo, … porque así que sonó la voz de tu salutación en mis oídos, saltó de gozo el niño en mi seno”.

David saltó delante del Arca, al igual que el niño en el seno de Isabel saltó delante de María (la Nueva Arca).

El Arca se quedó por tres meses /  María (el Arca) se quedó por tres meses
2 Samuel 6, 11: “Tres meses estuvo el Arca del Señor en la casa de Obededón de Gat, y el Señor le bendijo a él y a toda su casa”.
Lucas 1, 56-57: “María permaneció con ella como unos tres meses y se volvió a su casa. Le llegó a Isabel el tiempo de dar a luz, y parió un hijo”.

En 2 Samuel 6, leemos que el Arca se quedó con Obededón de Gat por tres meses. Del mismo modo, en Lucas 1, leemos que María (el Arca de la Nueva Alianza) se quedó con Isabel por tres meses.

2 Samuel 6, 11 también menciona que el Señor bendijo a Obededón y a su casa el tiempo en que estuvo el Arca. La “bendición” en la Escritura indica frecuentemente una descendencia fecunda. En este hecho vemos otro paralelo en Lucas 1 sobre María. Porque Lucas 1, 57 nos dice que después que María se quedó con Isabel, el Señor bendijo a su casa con el nacimiento de un niño, Juan el Bautista.

David fue a buscar el Arca de Judá  /  Esto ocurrió cuando María (el Arca) fue a Judá
2 Samuel 6, 2: “Y acompañado de todo el pueblo congregado tras él, [David] se puso en camino para Baalat de Judá, para buscar el Arca de Dios, sobre la cual se invoca el nombre del Señor Sabaot, sentado entre dos querubines”.
Lucas 1, 39-40: “En aquellos días se puso María en camino y con presteza fue a la montaña, a una ciudad de Judá, y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel”.

Como leemos aquí, estos increíbles paralelos ocurrieron cuando David salió de la montaña de Judá para buscar el Arca (2 Samuel 6, 2), y cuando María, el Arca de la Nueva Alianza, fue a la montaña de Judá (Lucas 1, 39).

El Apocalipsis también indica que María es el Arca de la Nueva Alianza
Apocalipsis 11, 19; 12, 1: “Se abrió el templo de Dios, que está en el cielo, y se dejó ver el Arca del Testamento en su Temploy hubo relámpagos, y voces, y rayos, y un temblor, y granizo fuerte. [12,1]Apareció en el cielo una señal grande, una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre la cabeza una corona de doce estrellas”.

La Biblia no fue escrita indicando capítulos o versículos. No fue sino hasta el siglo XII que la Biblia fue dividida en capítulos y versículos. Por lo tanto, el autor del Apocalipsis, el Apóstol San Juan, escribió lo que comienza en el capítulo 12 continua e inmediatamente después que termina el capítulo 11. Y en el final del capítulo 11, leemos que el Arca del testamento/alianza de Jesús fue vista en el cielo. El siguiente versículo es Apocalipsis 12, 1. Por lo tanto, las palabras que terminan el capítulo 11 son seguidas inmediatamente de las palabras con que comienza el capítulo 12, sin ninguna división.

Esto significa que la aparición del Arca de la alianza de Jesús justo al final del capítulo 11 – “se dejó ver el Arca del Testamento de su Templo” (Apoc. 11, 19) – se explica inmediatamente por la visión de “la mujer” vestida de sol,  con que comienza el capítulo 12, justo el versículo siguiente (Apoc. 12, 1). Esto indica que “la mujer” vestida de sol, que llevaba a la Persona Divina en su seno (la Virgen María), es el Arca del Nuevo Testamento.

El Arca contenía el maná del desierto /  María contenía el maná del cielo (Jesús)
Hebreos 9, 4: “… el arca de la alianza, cubierta toda ella de oro, y en ella un vaso de oro que contenía el maná, la vara de Arón, que había reverdecido, y las tablas de la alianza”.
Juan 6, 48-51: “Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron. Yo soy el pan vivo bajado del cielo… y el pan que yo le daré es mi carne para la vida del mundo”.

No cabe duda que el maná del desierto (Éxodo 16) prefigura a Jesús como el pan de vida. Jesús hace una conexión entre los dos en Juan capítulo 6. Él hace referencia al maná del desierto, y luego dice que su carne es el verdadero maná. Bien, el maná del desierto fue colocado dentro del Arca de la Antigua Alianza. Ello prefigura a Jesucristo mismo (el verdadero maná del Nuevo Testamento) que estuvocontenido en el seno de María, la madre de Jesús.

En Hebreos 9, 4, también leemos que la vara de Aarón fue colocada dentro del Arca de la Antigua Alianza. En Números 17 leemos que esta vara floreció para confirmar al verdadero sumo sacerdote. La vara de Aarón entonces significa el verdadero sumo sacerdote. En el Nuevo Testamento, Jesús es descrito como el verdadero sumo sacerdote [también llamado pontífice].

Hebreos 3, 1: “Vosotros, pues, hermanos santos, que participáis de la vocación celeste, considerad al Apóstol ySumo Sacerdote de nuestra confesión, Jesús”.

Véase también Hebreos 6, 20, Hebreos 9, 11, y otros pasajes que también prueban que Jesús es el verdadero sumo sacerdote. La conclusión ineludible es que la vara de Aarón que fue colocada dentro del Arca prefiguraba a Jesucristo, el verdadero sumo sacerdote, quien estuvo contenido en el vientre de María (el Arca de la Nueva Alianza).

No hay absolutamente ninguna duda de que el Nuevo Testamento indica que María es el Arca de la Nueva Alianza. Esta evidencia es innegable.

PUESTO QUE MARÍA ES EL ARCA DE LA NUEVA ALIANZA, ELLO SIGNIFICA QUE ELLA LO MÁS SAGRADO EN LA TIERRA FUERA DE JESUCRISTO

El Arca de la Alianza era la cosa más sagrada en la tierra después de la presencia de Dios mismo. El Arca fue depositada en el tabernáculo, en el santo de los santos. La presencia del Arca es lo que hizo que fuera tan sagrado el santo de los santos.

2 Paralipómenos (o Crónicas) 35, 3: “Colocada el arca santa en la casa que edificó Salomón, hijo de David, rey de Israel”.

El Arca era tan santa que cuando el pueblo de Dios la seguía, ellos tenían que mantener una distancia respetuosa.

Josué 3, 3-5: “Y dieron al pueblo esta orden: Cuando veáis el Arca de la Alianza del Señor, vuestro Dios, llevada por los sacerdotes, hijos de Leví, partiréis de este lugar donde estáis acampados y os pondréis en marcha tras ella, pero dejando entre vosotros y ella una distancia de dos mil codos, sin acercaros a ella,para que podáis ver el camino que habéis de seguir, pues no habéis pasado nunca por él”.

Las personas que ilegalmente tocaban el Arca eran castigadas con la muerte.

2 Samuel 6, 6-7: “Cuando llegaron a la era de Nacón, tendió Oza la mano hacia el arca de Dios y la agarró,porque los bueyes recalcitraban. Encendióse de pronto la cólera de Dios, y cayó allí muerto, junto al arca de Dios.

Los hombres de Bet-semes fueron muertos porque se habían atrevido a mirar dentro del arca.

1 Samuel 6, 19: “Los hijos de Jeconías no se alegraron con las gentes de Bet-semes al ver dentro del arca de Dios, e hirió éste de entre ellos a setenta hombres. El pueblo hizo gran duelo por haberlos herido Dios con tan gran plaga”.

Vemos cuán sagrado consideraba Dios aquello que había de entrar en contacto cercano con su presencia espiritual.

DADO QUE MARÍA ES LA NUEVA ARCA, ELLA TUVO QUE SER SANTA Y CREADA SIN PECADO

Dios dio las más específicas indicaciones para la construcción del Arca. Él ordenó que fuera hecha del oro más puro.

Éxodo 25, 10-13; 24: “Harás el arca de madera de acacia, dos codos y medio de largo, codo y medio de ancho y codo y medio de alto. La cubrirás de oro puro, por dentro y por fuera, y en torno de ella pondrás una corona de oro. Fundirás para ella cuatro anillos de oro, que pondrás en los cuatro ángulos, dos de un lado, dos del otro. Harás unas barras de madera de acacia y las cubrirás de oro… la revestirás de oro puro, y harás de ella una corona de oro todo en derredor”.

Es interesante que el Arca no sólo tenía que estar cubierta de oro en derredor, sino que hay una referencia específica a que tenga en torno de ella pondrás una corona de oro”.

El Arca de la Antigua alianza tenía una corona de oro/La Virgen María (la Nueva Arca) también tenía una corona
Éxodo 25, 11: “La cubrirás de oro puro… pondrásen torno de ella una corona de oro”.
Apocalipsis 12, 1: “Apareció en el cielo una señal grande, una mujer envuelta en el sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre la cabeza una coronade doce estrellas”.

El Arca de la Antigua Alianza tenía que ser perfecta y santa porque era el único lugar donde se asentaba la presencia espiritual de Dios. La santidad de Dios no puede ser empañada por el contacto con algo que contenga defectos. Del mismo modo, la Virgen María, como la Nueva Arca y portadora de Jesucristo, tuvo que ser creada sin pecado y en estado de perfección.

Ella no sólo contuvo la presencia espiritual de Dios, sino al mismo Dios Jesucristo. Ella no sólo contuvo la palabra escrita de Dios, sino el Verbo de Dios hecho carne (Juan 1, 1). Por consiguiente, María debe ser perfecta. Ella debe estar libre de todo pecado. Ella debe ser siempre virgen y jamás tocada por el hombre.

Si el Arca de la Antigua Alianza, que contenía las tablas de la Ley escrita, estaba envuelta por la presencia espiritual de Dios, recubierta por el oro más puro y fue construida según las más precisas especificaciones de Dios, ¿cuán superior debió ser la creación de María, el Arca de la Nueva Alianza? Como sabemos, la figura (anti-tipo) es siempre superior a la prefigura (tipo). María, el Arca de la Nueva Alianza, por tanto, debe ser y es muy superior que el Arca de la Antigua Alianza.

Al igual que el Arca de la Antigua Alianza, María también debe tener un tremendo poder sobre el Diablo y los enemigos de Dios. Ella debe tener un poder de intercesión para con Dios único, en atraer sus bendiciones y en ayudar al pueblo de Dios, al igual como lo fue el Arca de la Antigua Alianza.

AL IGUAL QUE EL ARCA DE LA ANTIGUA ALIANZA, MARÍA TIENE UN PODER DE INTERCESIÓN ÚNICO; ELLA TIENE  UN IMPRESIONANTE PODER SOBRE LOS ENEMIGOS DE DIOS, SOBRE EL DIABLO Y EN ASISTIR AL PUEBLO DE DIOS

El Arca de la Antigua Alianza tenía un poder impresionante. Cuando fue capturada por los filisteos, les sucedieron cosas extraordinarias a ellos como a su falso dios, Dagón.

1 Samuel 5, 1-5: “Capturaron, pues, los filisteos el arca de Dios y la llevaron de Eben-Ezer a Azoto, y la metieron en el templo de Dagón y la pusieron junto a Dagón. Al día siguiente, levantándose de mañana, vieron los filisteos a Dagón tendido en tierra y con la cara contra ella, delante del arca del Señor. Le recogieron y volvieron a ponerle en su sitio; pero al otro día, cuando se levantaron, encontraron a Dagón tendido en tierra boca abajo y cortadas la cabeza y las manos, que yacían en el umbral, sin quedar de Dagón más que el tronco. Por esto los sacerdotes de Dagón y cuantos entran en el templo de Dagón en Azoto no pisan todavía el umbral del templo”.

Los filisteos comenzaron a ser destruidos por haber capturado el Arca. Esto los llevó a devolver el Arca a sus enemigos, los israelitas.

1 Samuel, 5, 7: “Viendo los de Azoto lo que pasaba, dijeron: ‘Que no quede entre nosotros el arca del Dios de Israel, porque su mano pesa mucho sobre nosotros y sobre Dagón, nuestro dios’”.

El Arca infundía un terror mortal a los enemigos de Dios.

1 Samuel, 5, 10: “Entonces mandaron el arca de Dios a Acarón. Pero cuando entró el arca de Dios en Acarón, los acaronitas se pusieron a gritar: ‘Han traído el arca del Dios de Israel para que nos mate a todos, a nosotros y a nuestro pueblo’”.

Las aguas del Jordán se secaron milagrosamente por el Arca.

Josué 3, 13-14: “[Y el Señor dijo a Josué]: ‘Y cuando los sacerdotes que llevan el arca de la alianza del dueño de toda la tierra ponga la planta de sus pies en las aguas del Jordán, las aguas del Jordán se partirán, y las que bajan de arriba se pararán en montón’. Cuando hubo salido el pueblo de sus tiendas para pasar el Jordán, precedido por los sacerdotes que llevaban el arca de la alianza…”.

María, la Nueva Arca, tiene este poder y más aún; porque la figura es superior a la prefigura, y el Nuevo Testamento es superior al Antiguo. Ahora cubriremos más evidencia bíblica para la enseñanza católica acerca de la Virgen María.


miércoles, 20 de junio de 2012

El Dragón ha levantado la Cabeza

 San Jorge y el Dragón (Rogier van der Weyden)

El Dragón ha levantado la Cabeza

Papa Leon XXIII:

"Sí, ese gran DRAGÓN, esa antigua serpiente que se llama demonio y Satanás, que seduce al mundo entero, fue precipitado con sus ángeles al fondo del abismo (Apoc. 12). Pero he aquí que ese antiguo enemigo, este antiguo homicida ha levantado ferozmente la cabeza. Disfrazado como ángel de luz y seguido de toda la turba de espíritus malignos, recorre el mundo entero para apoderarse de él y desterrar el nombre de Dios y de su Cristo, para hundir, matar y entregar a la perdición eterna a las almas destinadas a la eterna corona de gloria. Sobre los hombres de espíritu perverso y de corazón corrupto, este dragón malvado derrama también, como un torrente de fango impuro, el veneno de su malicia infernal, es decir, el espíritu de mentira, de impiedad, de blasfemia y el soplo envenenado de la impudicia, de los vicios y de todas las abominaciones".



martes, 19 de junio de 2012

VANIDAD

 Vanidades (Jan Mabuse)

VANIDAD

"La vanidad, o excesiva necesidad de lisonjas, no es más que el amor propio de los moralistas y la aprobatividad de los frenólogos. En su conversación, en sus gestos, en su vestir, no lleva otro objeto, el vanidoso, que hacerse admirar y atraerse todos los elogios. El amigo de la gloria, el jactancioso, el magnífico, el petimetre, la coqueta y el fanfarrón, son todos de esta familia. 

No debe confundirse el orgullo con la vanidad, como se ha hecho durante mucho tiempo. Si bien estos dos sentimientos suelen ir juntos, muchas veces también pueden existir separados e independientes uno de otro. El orgullo, repito, es una excesiva estimación de sí mismo; la vanidad, una inmoderada necesidad del aprecio de los demás. Satisfecho el orgulloso de su mérito, llega a admirarse a sí propio, y la mayor pesadumbre que se le puede dar es evidenciarle los defectos que tiene. El vanidoso sólo se empeña en que se le mire con pasmo, y nunca se halla más atormentado que cuando observa que no se hace caso de las frivolas ventajas en que él tanto se complace. 

En un frío rigoroso, Diógenes, medio desnudo, tenía abrazada una estatua de bronce. Preguntóle un lacedemonio si padecía. "No", contestó el orgulloso cínico. "¿Qué mérito, pues, halláis en eso?", replicó el lacedemonio. Otro día, habiendo dejado su tonel, aquel Sócrates delirante, estaba recibiendo en la cabeza el agua que caía de lo alto de una casa, no queriendo apartarse. Como pareciese que le tenían lástima algunos de los que le veían, Platón, que casualmente pasó por allí, dijo: "¿Queréis que vuestra compasión sirva de algo a ese vanidoso? Haced como si no le vieseis"

Definamos, ahora, los caractéres más o menos ridículos que se refieren a la vanidad: 

El amigo de la gloria es aquel que procura continuamente hacerse un lugar en la opinión de los demás y que a toda costa quiere parecer algo. 

Se distingue el jactancioso en que este quiere que todo el mundo se ocupe de su persona, ostentando al efecto sentimientos, ideas y modales ridículamente estudiados. 

El magnífico no ostenta grandeza y suntuosidad, sino para cautivar el asombro y la admiración de los que le rodean. 

El petimetre es también un vanidoso que procura siempre hacerse notable por medio de un ademán libre, vivo y ligero, y sobre todo, por un exquisito cuidado en la compostura y adornos de su vestido. 

Compañera del petimetre es la coqueta, pérfida sirena que procura cautivar los sentidos y trabaja para convencer, en particular a muchos hombres, de la fuerza con que les quiere, siendo así que no hace caso de ninguno. 

El fanfarrón es un ente por demás ridículo, que de continuo está exagerando su valor o sus brillantes victorias. 

(...) 

Oigamos la admirable amplificación de aquella sentencia del Salmista: "Ciertamente Vanidad es todo hombre" (Salmo 39, 11);  y de esta otra, del Eclesiastés: "Vanidad de Vanidades, y todo es Vanidad"(Eclesiastés 1, 2).

Dice Pascal: 
"La vanidad está tan arraigada en el corazón del hombre, que un galopín, un pinche de cocina, un mozo de cordel, se jactan de su estado y pretenden tener quien los admire, y aun los mismos filósofos no se hallan exentos de esta flaqueza. Los mismos que escriben contra el amor a la gloria, quieren tener la gloria de haber escrito bien; y yo mismo que estoy escribiendo esto, tal vez tengo iguales deseos, deseos que tendrán quizás también los que lo lean" 

¿Qué pretende pues ese severo moralista? 

"Que el hombre se estime por lo que valga, que se ame porque en sí tiene, una naturaleza capaz del bien; pero que, no por esto, halague las bajezas, propias de esta misma naturaleza; que se desprecie al mismo tiempo, porque su capacidad es limitada; pero que, no por esto, haga poco aprecio de esta capacidad natural. La naturaleza del hombre debe considerarse de dos modos: La una, según su fin, y bajo este aspecto, es grande e incomprensible. La otra, según su hábito, y bajo éste, es abyecto y vil. El hombre no es más que una caña de las mas débiles de la naturaleza, pero es una caña que piensa. Es una nada con respecto a lo infinito, un todo con respecto a la nada, y un intermedio entre la nada y el todo. Está infinitamente apartado de ambos extremos, no hallándose menos distante su ser de la nada, de la cual ha salido, que de lo infinito, al cual ha de ir a parar" (Pascal, "Pensamientos", parte primera, art 5)"

Jean-Baptiste Félix Descuret, "La Medicina de las Pasiones" (Extractos)

lunes, 18 de junio de 2012

El Martirio del Evangelista San Marcos

San Marcos (Lorenzo di Bicci)

El Martirio del Evangelista San Marcos

Hallando, los gentiles, a San Marcos Evangelista diciendo Misa, le prendieron y echándole una soga a la garganta con extraña violencia y furor, lo arrastraron por las calles, despedazando sus carnes por los golpes que daba en las piedras y vertiendo la sangre que salía, por las muchas heridas de su santo cuerpo. Pero el bienaventurado san Marcos daba gracias al Señor por la merced que le hacía en padecer por Él.

Echáronle en la cárcel aquella noche, para tomar consejo sobre la muerte que le habrían de dar, y a media noche, estando las puertas de la cárcel cerradas y las guardas en centinela, comenzó de repente a temblar la tierra, y bajó un ángel del cielo, y tocando a san Marcos, le dijo: 

"Marcos, siervo de Dios, tu nombre está escrito en el Libro de la Vida, y tú eres contado entre el número de los apóstoles; y tu memoria vivirá para siempre. Los ángeles recibirán tu espiritu en el cielo, y las reliquias de tu cuerpo, serán honradas en la tierra". 

Entonces, el santo alzó las manos al cielo, e hizo gracias al Señor por aquel favor, suplicándole humildemente que recibiese su alma en paz. Y para mostrar que oía su oración, vino a él Jesucristo, nuestro Redentor, en la misma figura en que vivió en el mundo; y saludándole blandamente, le dijo: 

"Marcos, mi Evangelista, la paz sea contigo".

Y él respondió:

"La paz sea con Vos, mi Señor Jesucristo". 

Venida la mañana, lo sacaron de la cárcel, y con la misma fiereza y bárbara crueldad que lo habian hecho el día antes, le arrastraron de nuevo por lugares ásperos y fragosos, hasta que dio su espíritu al Señor.


Fuente: "Vida de Todos los Santos"

Nueva Misa con Gauchesca burla e impiedad


La inculturación de la falsa Iglesia conciliar no se detiene. Arriba se ve un ejemplo de la adaptación de la “Nueva Misa”[1] a las costumbres locales. En el estado brasileño de Rio Grande do Sul, una zona de cría de ganado, los gauchos [vaqueros] marcan la pauta de las costumbres locales.Son conocidos por sus trajes característicos, sus canciones y comida. Todos estos elementosfueron incorporados a la liturgia de la “Nueva Misa”.
En la foto se ve un gaucho muy cerca del altar de la celebración sosteniendo una brocheta decarne a la parrilla, junto a él un niño sostiene una taza típica de yerba mate. Al mismo tiempo, el sacerdote “consagra” el pan y el vino para “convertirse” en Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor. Hay una fuerte insinuación de que los alimentos y bebidas locales que los gauchos están ofreciendo son de alguna manera parte de la Consagración.
El sacerdote lleva un sombrero de gaucho que le cuelga en la espalda y un poncho, como sise tratara de sus vestiduras. Nótese en la foto inferior que en el ofertorio, la brocheta de carne y la copa son alzadas junto con el “sacerdote” para enfatizar su participación en la Misa.


“Verdaderamente, si a uno de los demonios de Las Cartas del Diablo a su Sobrino de C. S. Lewis se le hubiese confiado la ruina de la liturgia, él no lo podría haber hecho mejor” (Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, Kansas City, MO: Angelus Press, p.80).
Cardenal Ottaviani: “El Novus Ordo [la Nueva Misa] representa, tanto en su conjunto como en sus detalles, una notable desviación de la teología católica de la Misa tal como fue formulada en la sesión 22 del Concilio de Trento” (The Ottaviani Intervention,Rockford, IL: Tan Books).
Jean Guitton (un íntimo amigo de Paulo VI) escribió: “La intención del Papa (sic) Paulo VI en relación a lo que comúnmente se llama [la nueva] Misa, fue reformar la liturgia católica de tal manera que casi debería coincidir con la liturgia protestanteEsto era con una intención ecuménica de Paulo VI de eliminar, o, al menos corregir, o, al menos mitigar, en la Misa, lo que era demasiado católico en el sentido tradicional y, repito, hacer que la Misa católica se acercase más a la misa calvinista” (Rama Coomeraswamy, TheProblems with the New Mass, Tan Books, p. 34).
La verdadera Misa católica

“La medida en que el Novus Ordo de la Misa se separa de la teología del Concilio de Trento se puede medir mejor mediante la comparación de las oraciones que el Consilium eliminó de la liturgia de aquellas eliminadas por el hereje Thomas Cranmer. La coincidencia no es apenas sorprendente: es horripilanteEllo no puede ser, de hecho, una coincidencia” (Michael Davies, Pope Paul’s New Mass, Kansas City, MO: Angelus Press). 
La forma de una mesa mudará de manera más simple las opiniones supersticiosas de la Misa papista hasta el correcto uso de la Cena del Señor. Porque el uso de un altar es para hacer sacrificios en él; el uso de una mesa sirve para que el hombre coma sobre ella” (Michael Davies, Cranmer’s Godly Order, Fort Collins, CO: Roman Catholic Books,1995, p. 183).
“… cuando entramos en los templos de los herejes, donde no hay nada excepto una cátedra para la predicación y una mesa para hacer una cena, sentimos que estamos entrando en un salón profano y no en la casa de Dios” (San Roberto Bellarmino, Octava Controversia Generalis.  Liber II.  Controversia Quinta.  Caput XXXI).
.
Papa San Pío V, bula Quo primum tempore, 14 de julio de 1570:  
“Pues bien: a fin de que todos abracen y observen en todas partes lo que les ha sido transmitido por la sacrosanta Iglesia Romana, madre y maestra de las demás Iglesias, en adelante y por la perpetuidad de los tiempos futuros prohibimos que se cante o se recite otras fórmulas que aquellas conformes al Misal editado por Nos. … Así pues, que absolutamente a ninguno de los hombres le sea lícito quebrantar ni ir, por temeraria audacia, contra esta página de Nuestro permiso, estatuto, orden, mandato, precepto, concesión, indulto, declaración, voluntad, decreto y prohibición. Más si alguien se atreviere a atacar esto, sabrá que ha incurrido en la indignación de Dios omnipotente y de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo”.


[1] Los católicos no pueden asistir a la “nueva Misa” porque no es católica, es herética, cismática e invalida. Para más información al respecto haga click aquí.


domingo, 17 de junio de 2012

El Mandamiento de JUZGAR ¡HASTA A LOS ÁNGELES!

Ángeles (Bicci di Lorenzo)

El Mandamiento de JUZGAR 
¡HASTA A LOS ÁNGELES!


1 Corintios 6, 3:
"¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más hemos de juzgar asuntos de esta vida!"

Todos aquellos que se hacen falsos jueces amargos en prohibir Juicios Justos, en esta vida, sobre TODAS LAS COSAS, de las cuales, y por su conocimiento cierto y evidente, pueden y deben juzgarse; no se dan cuenta que están prohibiendo el juicio no sólo que castiga, anatemiza y condena; sino también el que perdona, que indulta, que repara, que enmienda y que pacifica armoniosamente el orden público y restaura el bien común.

Que hemos de JUZGAR TODAS LAS COSAS lo confirma el Apóstol cuando dice:

 1 Cor 2, 15:
"En cambio, el que es espiritual juzga todas las cosas..."

Y si no fuera necesario juzgar, no se podría CORREGIR AL QUE YERRA, como manda la Tercera de las Siete Obras de Misericordia Espirituales a las que obliga la Santa Iglesia Católica. Y, por lo mismo, no diría autoritativamente Nuestro Señor:

 Mateo 18, 15:
"Y si tu hermano peca, ve y repréndelo a solas..."

Porque si no se juzgara previamente; no se podría aplicar sobre el juicio las virtudes de la discreción, humildad y la mansedumbre en procura de mejorar (en el caso del que merece un juicio desfavorable) y hacer que "escuche" y entienda aquel que recibirá, a partir del juicio, el aviso caritativo contra sus pecados o imperfecciones. Y por eso el Apóstol, sobre la base de un buen juicio, aconseja restaurar con mansedumbre:

Gálatas 6, 1:
"Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándose a sí mismo, no sea que vosotros también seáis tentados"

Es cierto que es el hombre de mala voluntad, falto de humildad y juzgador temerario (porque, o se es juez justo, o se es juez malo), el que no acepta la Justicia cuando se vuelve contra sí mismo y sus mezquinos intereses. Porque aquel que es verdadero cristiano; no sólo acepta, sino que pide ser ajusticiado; tal como dice el Salmista:

Salmos 141, 5:
"Que el justo me hiera con bondad y me reprenda; será aceite sobre la cabeza; no lo rechace mi cabeza, pues todavía mi oración es contra las obras impías"

Pero para el pecador, que se hace un dios a su medida y no quiere oír; sufrirá las mismas palabras de Jesucristo cuando, persiguiendo al que bien juzga, intenta juzgarlo a Él mismo, al Juez Justo. Porque todo Juicio Verdadero que se intenta abolir o aniquilar; no atenta contra el hombre; sino contra Dios; Jesucristo, la Verdad.
¡Qué tarde será cuando comprenda! De los que son como él habla el Proverbio:

 Proverbios 28, 5:
"Los hombres malvados no entienden de justicia, mas los que buscan al SEÑOR lo entienden todo".

Dios nos dio buen juicio para juzgar las cosas buenas como buenas, y las malas como malas. ¡Y Ay del que juzgue subversivamente! ¡Ay del que lavándose las manos, como Poncio Pilatos, no juzgare justamente o prohibiera el juicio justo, utilizando y, por cambiar el sentido, profanando las Palabras Eternas de Nuestro Señor Jesucristo! Porque si Dios dijo "No Juzguéis" (Mt. 5, 1 y Lc. 6, 37) lo dijo en el sentido que siempre supo resguardar y mantener la Santa Iglesia Católica con todos sus verdaderos discípulos: Aquellos que siempre obedecieron, obedecen y obedecerán el mandato de JUZGAR bien. Porque Cristo preserva de un posible error el Mandamiento de Juzgar TODAS LAS COSAS, no por el juez que se reconoce y es Católico; sino por lo juzgado que no puede, a veces, llegar a reconocerse plenamente... Por eso la Iglesia enseña que Jesús prohibe el Juicio Temerario; no el Juicio, ni el Juez. Porque juicioso y juez justo es todo buen católico. Y por ello mismo, explican los Padres de la Iglesia y demás Exégetas:

San Ambrosio:
"Añade el Señor que no debemos juzgar temerariamente, con el fin de que conociendo tu propio delito, no te atrevas a dar tu parecer sobre otro. Por lo que dice: "No juzguéis"."

San Jerónimo:
"Jesucristo no mandó no juzgar; sino que mandó juzgar bien. Mas, si prohíbe juzgar, ¿cómo San Pablo juzga al incestuoso de Corinto ( 1Cor 5), y San Pedro acusa de mentira a Ananías y Sáfira ( Hch 4)?"

San Juan Crisóstomo: 
"Por eso no dijo: "No dejes descansar el pecado", sino más bien: "No juzgaréis", esto es, no seas amargo juez. Corrige, sí, pero no como enemigo que busca la venganza, sino como médico que brinda la medicina".

Por eso mismo, porque es Jesucristo quien nos lo ordena: ¡Juzgad, Juzgad y Juzgad! Escuchadlo, Oh Cristianos Fieles, Ustedes que juzgarán hasta a los mismos ángeles, de su propia Boca Sagrada:

.
Proverbios 31, 9: "Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende los derechos del afligido y del necesitado"

Génesis 31, 37: "Que juzguen..."

 Éxodo 18, 22: "Juzgad al pueblo en todo tiempo..."
 
Deuteronomio 1,16: "Oigan los pleitos entre sus hermanos, y juzguen Justamente..."

Deuteronomio 25, 1: "Cuando haya pleito entre algunos y acudan al tribunal para que los juzguen, absolverán al justo y condenarán al culpable"

Zacarías 7, 9: "Así ha dicho el Señor de los Ejércitos: "Juicio Verdadero juzguen, y misericordia y compasión practique cada uno con su hermano"

Zacarías 8, 16: "Díganse la Verdad unos un otros, juzguen con verdad y juicio de paz" 

Jeremías 21, 12: "Casa de David, así dijo el Señor: "Juzgad de mañana juicio, y librad al oprimido de mano del opresor; para que mi ira no salga como fuego..."

Isaías 5, 3: "...Juzguen Entre Mí y Mi viña"

1 Corintios 10, 15: "Os hablo como a sabios; juzgad vosotros lo que digo"

1 Corinthians 11, 13: "Juzgad vosotros mismos: ¿es propio que la mujer ore a Dios con la cabeza descubierta?"

1 Corintios 14, 29: "...Los demás juzguen"

Hechos 4, 19: "Ustedes mismos juzguen si es justo delante de Dios obedecer obeder al hombre antes que obedecer a Dios"

Juan 7, 24: "No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con juicio justo"


1 Corintios 6, 3: 

"¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? 

¡Cuánto más hemos de juzgar asuntos de esta vida!"





Don Francisco Delafuente

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...